Ir al contenido principal

Entradas

Hazlo por ti.

Entradas recientes

Un simple error.

Sentado frente a su escritorio, sosteniendo un vaso medio lleno de licor,  Dan pensaba seriamente en lo que haría con Aidé. Si la aceptaba de vuelta sería solo por complacer a su madre, no quería que sufriera con las murmuraciones de la gente, a él eso lo tenía sin cuidado.   Para él su dignidad era más importante y estaba por encima de las habladurías y el "qué dirán". Soltó el vaso y se recargó en el respaldo, giró su silla hacia la ventana, afuera había empezado a oscurecer. Ella de ninguna manera merecía otra oportunidad, lo había engañado y jamás volvería a confiar en ella, ni aunque le jurara que no volvería a hacerlo, ni aunque se pusiera de rodillas, nada lo haría cambiar de opinión pero estaba su madre, quién le había suplicado aceptarla y actuar como si nada hubiera pasado, al menos hasta que naciera el bebé que ni siquiera sabía si era suyo. Alguien tocó un par de veces a la puerta, él no respondió, entonces la puerta se abrió tras de ellas y su madre entró al estu

Piensa en mí.

La música dejó de sonar, se escucharon un par de gritos y Lili aseguró la puerta de su habitación y metió la cabeza bajo la almohada de su cama para no escuchar la discusión de sus padres. Secó sus lágrimas con la mano y observó cómo la lluvia formaba figuras sobre su ventana. Pronto cumpliría la mayoría de edad y tomaría las riendas de su vida, se iría a Europa y se olvidaría por completo de sus padres, prefería mil veces entrar con su abuelo. Lili no creía en los cuentos de hadas, mucho menos esperaba que un príncipe apareciera frente a su puerta para salvarla. Tenía un sueño y sabía que de ella dependía volverlo realidad. La última noche de Julio  antes de que partiera a Europa escribió una última página en su diario, lo cerró con llave y lo ocultó en el fondo del armario. Colgó la llave en su cuello y cerró la puerta de su habitación. 5 años más tarde. Lili esperaba impaciente a que él se girara y la viera aunque solo fuera por un momento, pensaba, estaba convencida de que si la ve

Jeremy.

Sienna cerró su diario y observó hacia la ventana. ¿Acaso no era ella igual a Julieta?, tampoco  había opuesto resistencia cuando su padre la envió al internado. Acató sus órdenes y no le dio mayor importancia al hecho de lo que marcharse representaba. Incluso cuando su madre murió y su padre ordenó no dejarla salir del internado, guardó silencio y no se opuso, creyó que era mejor si no la veía en el féretro. Aventó el diario contra la pared, abrió las puertas del armario y sacó un hermoso vestido blanco con filos dorados en diagonal, se amarró el cabello y salió de la casa nuevamente. Esta vez deambuló por la carretera, hacía frío, se arrepintió de no haberse puesto un abrigo, unos guantes o quizás un gorro. Se encorvó y caminó hasta que sintió congelados los muslos, entonces un auto se detuvo. Al interior viajaba un hombre, ella sintió nauseas al ver la manera en que se escarbó la nariz luego de ofrecerle un aventón. Tragó saliva y le sonrió, prefería congelarse antes que subir al au

A tu lado; parte II

 Capítulo 5 parte II Nina caminó a lo largo de jardín hasta llegar a una banca cobijada por una pérgola de madera en donde Marcus la esperaba.Habían pasado 5 días desde el accidente de Hayden y las cosas parecían ir de mal en peor.  -¡Papá! ¡Gracias por venir! -respondió con la voz entre cortada y se acercó a abrazarlo. Marcus, un hombre de aproximadamente 56 años que  vestía bastante formal a pesar de tener una actitud despreocupada, su cabello ébano estaba perfectamente acomodado, siempre sonreía de manera cordial e hizo lo mismo al verla. Sin hacer ningún otro gesto se levantó de la banca y se aproximó a ella correspondiendo su efusivo abrazo. -¡Lamento la tardanza! Tuve unas complicaciones, a decir verdad me sorprendió bastante que no me llamaras tu, dudé en venir siendo honesto. -Le pedí a la novia de Tyler que se comunicara contigo porque yo estoy aislada en el cuarto de huéspedes. ¡Este viaje se ha vuelto un infierno! -Lo sé, tuve la oportunidad de hablar con tu madre hace unos

A tu lado; parte I

                  Capítulo 5  parte I La familia West vivía en una lujosa mansión en bel air rodeada por una senda arbolada. Alexander se detuvo un par de segundos y este se abrió automáticamente,descendió la pendiente y mientras la hacía el señor West observó una parte del jardín trasero, estaba rodeado por hermosas petunias que gracias al reflejo de la luz proveniente del domo de  la piscina parecían lavanda. En el centro y justo frente a la entrada principal se encontraba una enorme fuente de mármol rosa lleno de ninfas, el agua que se deslizaba cambiaba de color con las tonalidades de los focos que estaban en el interior, las miró con nostalgia. Cuando finalmente se estacionó, apagó el auto pero dejó las llaves pegadas al switch y bajó apresurado para ayudar a su abuelo quien ansioso abrió la portezuela. Volteó maravillado a ver la entrada de la casa custodiada por enormes columnas corintias en tonos rosados y lanzó un suspiro. Alexander lo sujetó del brazo y ambos ascendieron lent

Vuelta a la página.

 Ben nunca sabría la verdad, cada día que pasaba me convencía más de eso porque tenerlo cerca solo me hacía pensar que no quería perderlo. Había cometido un gran error al no decirle lo que había pasado durante mi viaje a Medellín y lo sabía pero era tarde para arrepentimientos, lo hecho, hecho estaba.  Tras salir del rosario en casa de la tía Tete, me invitó a cenar. Ni siquiera sabía porqué había aceptado  su invitación, su cercanía me ponía nerviosa, tanto que no podía pensar o hilar una frase coherente. Por su parte él no dejaba de hablar, me miraba de una forma que me incomodaba de modo que me mordía el labio y miraba a todos lados evitando el contacto visual. Deseaba tanto lanzarme a sus brazos y decirle lo mucho que lo amaba, que había cometido un gran error al posponer la boda. Pero habían pasado 8 meses desde que nos vimos por última vez, no podía actuar como si nada hubiera cambiado entre nosotros, técnicamente ya éramos un par de desconocidos saliendo en una primera cita ...s