Ir al contenido principal

Regresa a mi

Esta es la tercera y última parte de la trilogía "Predestinados":

El destino no esta escrito...¿Si tuvieras la oportunidad de comenzar de nuevo, lo harías? 
Han pasado dos años desde que Irina se convirtió en la señora Parker y perdió la oportunidad de huir con el amor de su vida. 
La constante interrogante de que habría pasado la agobia diariamente a pesar de sus intentos por olvidarlo y seguir adelante sin embargo, le es imposible. 
La aparente estabilidad que vive al lado de Scott dará un vuelco cuando su inminente ingreso a la política desestabilice su matrimonio. Aunado a eso la reapertura de las investigaciones en torno al asesinato de Norman, destaparán una serie de acontecimientos inesperados. 
El destino no da tregua, en medio de ese caos un oportuno suceso la reencontrará con Joshep quién le demostrará que cuando existe el amor ni el tiempo, ni las circunstancias pueden ser capaces de mermar ese sentimiento. 
Decidida a ser feliz ¿Podrá Irina afrontar las consecuencias de sus actos cuando una repentina noticia cambie su perspectiva por completo?



Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks

El domo parte 2

Nada de lo que había pasado la noche anterior había sucedido realmente. Ese fue el primer pensamiento que Alexa tuvo al despertar. Se sentía mareada, como si no hubiera descansado en toda la noche, una fuerte ráfaga de aire entró por su ventana tirando al suelo el florero que estaba en la mesa. Corrió a cerrar la ventana y se cortó el pie con uno de los vidrios, entonces sujetó su pie y buscó un paño con el cual detener la sangre que brotaba y así poder llegar al baño para limpiar la herida. Abrió la llave del agua caliente de la bañera y se sentó a un lado, al retirar el paño se sorprendió al ver que estaba seco y limpio. El vidrio aún estaba incrustado en su pie pero no había sangre y la herida cerró tan pronto lo sacó. Recordó encantes que nunca había visto su sangre, nunca se había cortado, ni fracturado un hueso, nunca había faltado a la escuela a causa de una enfermedad, no sabía lo que era tomar medicinas. Cerró la llave cuando el baño se llenó de vapor, limpió el espejo con su