Ir al contenido principal

El tiempo había pasado.



La casa de los abuelos no era la misma que recordaba. No era el mismo lugar acogedor en el que siempre entraba el sol por la ventana, no tenía el mismo jardín lleno de plantas de diversos de colores, no se respiraba ese aire fresco, no quedaban las ganas de querer quedarse, no estaban ellos.

Recorrí el jardín, ahora seco, imaginé a mi abuela agachada arreglando la tierra de sus plantas, cantándoles para que florecieran. Cuando llegué a la terraza, no estaba el abuelo sentado en su silla de madera leyendo el periódico. La casa estaba vacía, cubierta de polvo, se escuchaba el eco de mi respiración.
Ellos no volverían jamás, no habría más comidas, más cenas, más reuniones en las que vinieran los tíos ya fuera por gusto u obligación.
La familia con la que crecí se había desvanecido. No quedaba más que una enorme casa llena de recuerdos que se iban debilitando con el paso de los años.

Cuando llegué a la sala me encontré con un montón de fotografías. Rostros sonriendo o caras compungidas, intenté en vano recordar en qué momento se habían tomado. Al final solo eran imagenes, memorias escondidas, recuerdos de lo que fue.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,