Ir al contenido principal

Destino Italia.

Hanna estaba perdida tratando de encontrar su lugar, recorrió las filas con el boleto en su mano y chocó con un par de personas antes de llegar a su asiento que resultó ser al lado de Ben.
Aventó su bolso sobre el asiento y lo saludó con una extraña familiaridad que lo tomó por sorpresa.
—Hola —abrió el maletero intentando subir su pequeña maleta.
Él la observó inexpresivo, se encogió en el asiento y continuó leyendo su periódico pero su presencia por alguna razón le robaba toda su atención. El golpeteó que la joven dio a su valija intentando acomodarla en el maletero lo hizo lazar una pregunta. 
—¿Quieres que te ayude? 
Justo en ese momento, ella cerró la puerta y dio un brinco al asiento.
—Tengo todo bajo control —respondió.
Hanna volvió a sonreír con esa calidez que le quitaba el aliento a Ben. Se abrochó el cinturón y se recargó en el respaldo colocando las manos sobre sus rodillas.
Él no pudo quitarle la mirada de encima, parpadeó un par de veces tratando de espabilarse un poco pero lo único que logró fue que ella volteara a verlo.
—Lo siento es que volar me pone nerviosa. Soy Hanna Mccain —agregó y extendió su mano.
Él correspondió su saludo sorprendido por la desinhibida personalidad de la joven.
—Ben...Benjamin Clark —tartamudeó.
—Un placer conocerte Benjamin Clark —repitió amistosa con una sonrisa en el rostro.
—¿Estas nerviosa? 
Preguntó sin darse cuenta que quizás estaba cruzando la línea y que probablemente eso la molestaría. Hanna volteó, le pareció agradable que se interesara en ella.
—Un poco, no hago viajes tan largos pero debido a la premura no conseguí un vuelo directo a Catania.
—¿Catania? —preguntó sorprendido de que se dirigieran al mismo lugar y no solo eso, sino que también estuviera entablando una conversación con una completa desconocida.
—Bueno en realidad voy a Taormina, ¿tú te quedarás en Roma?
Él entre cerró los ojos e hizo una mueca.
—No —volteó la mirada a su periódico.
Ella lo miró esperando que añadiera algo más y al ver que guardaba silencio, prosiguió.
—¿A dónde irás?
—A Génova —respondió improvisando y guardó su periódico, no quería darle más motivos para conversar.
—¿No te parece fabuloso?
—¿Qué?
—Las coincidencias, estamos en la misma situación, nos sentamos juntos...vaya ironía.

Comentarios

  1. Me encantan tus historias románticas. Fue un libro que leí en dos Dias! Los 5 libros que he leído de ti me crean cierta adiccion y no puedo soltarlos, felicidades!
    Violeta Petris

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Hola Yohana, espero reanudar la semana entrante las publicaciones de los martes y jueves. Saludos!

      Eliminar
    2. gracias esperamos tus publicaciones

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks