Ir al contenido principal

La despedida.

La llave no servía desde hacía un par de meses, el agua caía sobre una vasija de cristal que intensionalmente puso sobre el fregadero.
Las plantas del jardín estaban secas, no había quien las cuidara. La familia había dejado de visitarlo, estaba completamente solo en la casa.
El silencio retumbaba en sus oídos, lo enloquecía, se asomaba a la ventana esperando que alguien, quien fuera, tocara a su puerta para poder conversar.
El refrigerador estaba repleto de comida descompuesta, y sobre la mesa del comedor un par de manzanas se podrían.
La casa le pareció tan grande, tan vacia, tan silenciosa, tan asfixiante sin ella.
Finalmente, había entendido la falta que le hacía.
Ese diciembre cumplirían 60 años de casados, habían planeado una fiesta para celebrar, habían hablado de lo que harían el siguiente, de cómo verían crecer a sus nietas, del momento en el que ellas se fueran a vivir a la casa para continuar con sus estudios.
Tenían tantos planes y tan poco tiempo.
Se sentó en la mesa y encendió el televisor, había mucha estática, lo observó durante 5 horas sin pestañear, la noche llegó.
Se puso en pie y se dirigió a la cama, se recostó sobre la colcha donde ella fue puesta por última vez antes de que la ambulancia se la llevara, y cerró los ojos para nunca volver a abrirlos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

El domo parte 2

Nada de lo que había pasado la noche anterior había sucedido realmente. Ese fue el primer pensamiento que Alexa tuvo al despertar. Se sentía mareada, como si no hubiera descansado en toda la noche, una fuerte ráfaga de aire entró por su ventana tirando al suelo el florero que estaba en la mesa. Corrió a cerrar la ventana y se cortó el pie con uno de los vidrios, entonces sujetó su pie y buscó un paño con el cual detener la sangre que brotaba y así poder llegar al baño para limpiar la herida. Abrió la llave del agua caliente de la bañera y se sentó a un lado, al retirar el paño se sorprendió al ver que estaba seco y limpio. El vidrio aún estaba incrustado en su pie pero no había sangre y la herida cerró tan pronto lo sacó. Recordó encantes que nunca había visto su sangre, nunca se había cortado, ni fracturado un hueso, nunca había faltado a la escuela a causa de una enfermedad, no sabía lo que era tomar medicinas. Cerró la llave cuando el baño se llenó de vapor, limpió el espejo con su

Regresa a mi...

Les comparto la portada del tercer libro de la serie #predestinados