Un año atrás.

La última vez que lo vi nos sentamos en la fuente de los frailes, eran poco más de las 6 de la tarde y hacía frío, un año atrás habíamos disfrutado de las fiestas decembrinas juntos, nunca imaginé que esa sería la última navidad que pasaríamos tomados de las manos.

Aquella tarde el aire sopló inusual, me abrazó, no sospeché lo que vendría después. Me miró como siempre lo hacía pero en sus ojos había tristeza, besó mi frente y tomó mi mano.
Minutos después nos levantamos de la orilla de la fuente y caminamos por el parque en medio de la gente que, entre las risas de los niños y las burbujas que lanzaban al aire los vendedores de globos, invadían el primer cuadrante del centro.

¿Por qué era tan difícil olvidarte?, por qué  cada lugar al que iba me hacía recordarte.

Comentarios

Entradas populares