Ir al contenido principal

La reunión.

 Poco recordaba Scott de las noches que pasó al lado de Irina. Su recuerdo se hacía cada vez más difuso en su memoria.

Para él parecia que había sido ayer cuando decidió dejarlo. Se lamentó que incluso Natsumi, a pesar de lo mala que había sido hubiera encontrado el amor y decidiera formar una familia. 

Él se había enterado por casualidad, de ella sí que no deseaba saber nada, sin embargo le dolía pensar que probablemente él tenía la culpa de sus desgracias.

Tomó una profunda bocanada de aire que le infló los pulmones y volvió a su escritorio. 

Tantos meses de soledad, tanto tiempo perdido.

¿Quién lo hubiera imaginado?

Se repetía una y otra vez en su cabeza. 

De verdad deseaba ver a Irina, hablar con ella, tenerla cerca aunque solo fuera como amigos.

Alguien tocó a su puerta, estaba tan inmerso en sus pensamientos que no contestó, de pronto ella ya estaba parada frente a él, lo miró con extrañeza, frunció el ceño y se mordió el labio.

-Toqué más de una vez pero nadie respondió, pensé que algo pudo haberte sucedido, me lamentaría que eso pasara en especial porque eres el único en quien confío.

Él alzó la mirada, endureció la fas y apretó la mandibula, sus huesos se marcaron.

-Creí que nos veríamos hasta las 12

-De modo que tampoco tienes reloj -dijo irónica y se sentó en la silla que estaba frente a él.

-Tengo muchas ocupaciones y una asistente que me recuerda mis citas.

-Ella no estaba en su lugar. 

-Eso es evidente, de lo contrario no habrías entrado así nada más.

-No me gusta que me hagan esperar, en especial porque he perdido mucho tiempo.

-Aún no tengo los papeles listos Elizabeth.

Se puso en pie y caminó hacia la puerta.

-Si esto se sigue retrasando lo tomaré como una señal para cambiar de opinión.

-¿Cambiar?

-Qué más podría hacer, esta no es mi vida, yo no soy Elizabeth -gritó y caminó hacia la puerta.

-Las pruebas de ADN no fallan.

-Quizás pero es solo un papel, nada me une a mi "papá". En fin, llámame cuando tengas todo listo, no quiero volver a molestarte.

Ella caminó a su lado sin voltear.

-¿Quieres ir a tomar un café?

-Ahora me invitas.

-Creo que necesitamos hablar, aclarar un par de cosas.

-Tengo que volver al trabajo antes de las 2.

-No tomará mucho tiempo, te lo aseguro.

-De acuerdo. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

El domo parte 2

Nada de lo que había pasado la noche anterior había sucedido realmente. Ese fue el primer pensamiento que Alexa tuvo al despertar. Se sentía mareada, como si no hubiera descansado en toda la noche, una fuerte ráfaga de aire entró por su ventana tirando al suelo el florero que estaba en la mesa. Corrió a cerrar la ventana y se cortó el pie con uno de los vidrios, entonces sujetó su pie y buscó un paño con el cual detener la sangre que brotaba y así poder llegar al baño para limpiar la herida. Abrió la llave del agua caliente de la bañera y se sentó a un lado, al retirar el paño se sorprendió al ver que estaba seco y limpio. El vidrio aún estaba incrustado en su pie pero no había sangre y la herida cerró tan pronto lo sacó. Recordó encantes que nunca había visto su sangre, nunca se había cortado, ni fracturado un hueso, nunca había faltado a la escuela a causa de una enfermedad, no sabía lo que era tomar medicinas. Cerró la llave cuando el baño se llenó de vapor, limpió el espejo con su
Estimados lectores una disculpa por no publicar el jueves pasado, tuve un imprevisto que me impidió compartirles un post. Este jueves será publicado el último del año, tomaré una semana pero nos leemos el 4 de enero del 2022. Gracias por el tiempo que se toman al leerme, ¡felices fiestas!