Ir al contenido principal

Como era él.

Craig era bastante atractivo,siempre le pareció que tenía unos rasgos masculinos poco comunes. Tenía unos finos pómulos que destacaban sobre la forma de diamante de su rostro,la barba partida y una simétrica naríz repingada que armonizaba a la perfección su cara.

A ella le fascinaba hacerlo reír porque casi nunca lo hacía, era un hombre muy serio, se extasiaba con la forma en que sus delgados labios se curvaban y sus ojos miel destellaban por encima de sus espesas pestañas caoba.


Llevaba el cabello medio largo creando un efecto despeinado que le daba un cierto aire de rebeldía pero en realidad era un hombre muy formal.Las circunstancias lo habían hecho madurar y tomar las riendas de su vida desde muy joven.

Estaba completamente enamorado de Elizabeth pero nunca había tenido ni el valor, ni la oportunidad de confesárselo.
Elizabeth Sutton era 5 años menor que él pero eso no le importaba, la quería, y con el paso de los años le era más difícil estar a su lado y tener que contener sus emociones, ella lo perturbaba. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

El domo parte 2

Nada de lo que había pasado la noche anterior había sucedido realmente. Ese fue el primer pensamiento que Alexa tuvo al despertar. Se sentía mareada, como si no hubiera descansado en toda la noche, una fuerte ráfaga de aire entró por su ventana tirando al suelo el florero que estaba en la mesa. Corrió a cerrar la ventana y se cortó el pie con uno de los vidrios, entonces sujetó su pie y buscó un paño con el cual detener la sangre que brotaba y así poder llegar al baño para limpiar la herida. Abrió la llave del agua caliente de la bañera y se sentó a un lado, al retirar el paño se sorprendió al ver que estaba seco y limpio. El vidrio aún estaba incrustado en su pie pero no había sangre y la herida cerró tan pronto lo sacó. Recordó encantes que nunca había visto su sangre, nunca se había cortado, ni fracturado un hueso, nunca había faltado a la escuela a causa de una enfermedad, no sabía lo que era tomar medicinas. Cerró la llave cuando el baño se llenó de vapor, limpió el espejo con su

Regresa a mi...

Les comparto la portada del tercer libro de la serie #predestinados