Ir al contenido principal

Un adiós.


Marie:

Han pasado 5 meses desde tu partida y muchas cosas han cambiado. Finalmente terminé de pintar la recamara y tiré las cosas que ocupaban el jardín, compré una mesa y un par de sillas que en ocasiones ocupo para tomar el té por las tardes.

Tomé el consejo que me diste y saqué toda la ropa de Alan, hice una venta de garage, te sorprendería ver lo mucho que recaudé.

Lo quiero pero sé que es una persona tóxica.Ayer fui a esa tienda esotérica que esta por el centro para  que me dijeran mi suerte, claro que no era la primera vez que lo hacía, eso no te lo dije antes.

La adivina que me leyó las cartas fue bastante contundente, me dijo que él no tenía buenas intenciones para conmigo y yo le creí.

Descubrí que esta comprometido con alguien más, se llama Joanna, viven juntos desde hace varios meses. El muy tonto olvidó cambiar su dirección y me llegó una carta para ambos.

¡Es un imbécil!  él estaba comprometido con alguien más y sin embargo se atrevió a llamarme para que lo intentáramos otra vez ¿puedes creerlo? estoy furiosa.

Después de me leyeran las cartas anoche tiré el resto de sus cosas por la ventana, incluida su tarjeta de colección de Joe Medwick, eso sí le dolerá.

Las últimas palabras que me dijo antes que lo corriera por completo  fueron que reserva una parte de su corazón para mí, sonó tan sincero y eso me rompe el corazón porque no podemos estar juntos, no después de sus mentiras.

Alan hará su vida lejos de mí, quizá logre ser  feliz con alguien más o quizá pasará el resto de su vida lamentándose por haberme perdido, no lo sé.

¡Oh Marie! no te puedo mentir, lo sigo queriendo pero no estoy dispuesta a ser la otra.
La adivina me dijo, quizá en su afán por calmarme que, ambos pactamos no estar juntos en esta vida pero que lo estaremos en la siguiente.

Le creí porque somos muy compatibles, como si nos conociéramos tan bien y hubiéramos estado predestinados a lo largo de los años.

De algo estoy segura y conste que no quiero sonar obsesiva pero tengo la sensación de que nos encontraremos en otra vida.

Escribe pronto, con amor

                               Sue.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,