Ir al contenido principal

A pesar de todo.

Como cada mañana Mike estaba sentado en la barra bebiendo su café mientras leía el periódico.
Bajé las escaleras lentamente, no quería que notara mi presencia, sentía una gran culpa por lo que había pasado la noche anterior en el bar.
Lo irónico era, sin duda, que entre nosotros no había si quiera una amistad.No lo odiaba, era el padre de mi hija, sin embargo aún permanecían abiertas las heridas de aquella traición.

Me quedé parada por un momento, medité si quería hablar con él o no y finalmente me di la vuelta intentando regresar a mi habitación, sigilosa; hubiera logrado mi cometido de no ser por el rechinido de aquel viejo escalón que terminó por delatarme.

Él se giró, dobló el periodico y me sonrió como si le alegrara verme. Había olvidado por completo lo hermosa que era la curvatura que formaban sus labios en su rostro.Sin darme cuenta correspondí su gesto y puedo jurar que hasta me sonrojé.

-Hola -susurró- y yo me limité a contestar automáticamente lo mismo mientras me cerraba la bata y pasaba un mechón de cabello atrás de mi oreja. -Hace frío, en las noticias dijeron que sería un día cálido.

-El tipo que da el clima no es alguien en quien depositaría mi confianza.

-¿Tienes hambre? preparé el desayuno.

-¿Tú preparaste el desayuno? -pregunté incrédula, mientras estuvimos juntos jamás se dignó siquiera a levantar su plato-. ¿A que se debe?

-¿Tengo que tener un motivo?

-Supongo que no, es que me parece extraño que lo hagas, verte aquí, es una combinación de todo.

Dije y me aproximé a él lentamente hasta sentarme dos sillas lejos de él.Mientras me servía café comencé a mover el pie nerviosa.

-Sabes quizá no sea buena idea darte café.

Dijo y se levantó a buscar en las alacenas el recipiente de té. Lo miré extasiada, imaginé que nada había cambiado entre nosotros y sentí una indescriptible tranquilidad.
No podía negarme que aún lo quería, a pesar del tiempo, a pesar de todo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,