Ir al contenido principal

Doble vida.

El baile seductor de aquel hombre enmascarado le provocó un mar de sensaciones. 
Su musculoso torso, sus piernas torneadas y esos bíceps, "oh my god" pensó, un minuto le bastó para imaginarlo acercándose a ella lleno de deseo.
Los reflectores la iluminaron. Abrió los ojos como platos sorprendida de las coincidencias. 
La silla en donde se había sentado era precisamente la escogida de la noche. Un baile privado era el premio.
Alan, como se hacía llamar aquel hombre  ,se acercó a ella extendiéndole la mano. 
¡Esas manos! Tan masculinas y suaves a la vez la enloquecieron.
Él sonrió, sabía perfectamente el efecto que provocaba en las mujeres. Seguro de si mismo colocó las manos de la chica sobre su abdomen. 
Ella tembló, estaba nerviosa más  que excitada, era la primera vez que acudía a un lugar de ese tipo y, vaya recibimiento.
Alan la sentó en una silla de metal y se posó encima de sus piernas. Era él mismo quien conducía las manos de la joven por encima de su cuerpo.
Ella intentó descifrar los trazos de su rostro debajo de la máscara.
Él le robó un beso haciéndola palidecer tras el acto. 
¡Se trata de una virgen! Pensó, disfrutando la idea de enseñarla a descubrir el mundo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

El domo parte 2

Nada de lo que había pasado la noche anterior había sucedido realmente. Ese fue el primer pensamiento que Alexa tuvo al despertar. Se sentía mareada, como si no hubiera descansado en toda la noche, una fuerte ráfaga de aire entró por su ventana tirando al suelo el florero que estaba en la mesa. Corrió a cerrar la ventana y se cortó el pie con uno de los vidrios, entonces sujetó su pie y buscó un paño con el cual detener la sangre que brotaba y así poder llegar al baño para limpiar la herida. Abrió la llave del agua caliente de la bañera y se sentó a un lado, al retirar el paño se sorprendió al ver que estaba seco y limpio. El vidrio aún estaba incrustado en su pie pero no había sangre y la herida cerró tan pronto lo sacó. Recordó encantes que nunca había visto su sangre, nunca se había cortado, ni fracturado un hueso, nunca había faltado a la escuela a causa de una enfermedad, no sabía lo que era tomar medicinas. Cerró la llave cuando el baño se llenó de vapor, limpió el espejo con su
Estimados lectores una disculpa por no publicar el jueves pasado, tuve un imprevisto que me impidió compartirles un post. Este jueves será publicado el último del año, tomaré una semana pero nos leemos el 4 de enero del 2022. Gracias por el tiempo que se toman al leerme, ¡felices fiestas!