Ir al contenido principal

Gracias por amarme.


Ella lo miró llena de angustia, desesperación y cólera.
-¿Cómo se llama?
Él correspondió su mirada, la tomó de los hombros y le dijo.
-¡No hay nadie más!
-¿Entonces por qué no tienes tiempo para mí?
La soltó y puso sus puños sobre la cama, ahogó su culpa de esa forma. Volteó y la abrazó. Le dio un fraternal beso en la frente y prosiguió.
-De ahora en adelante lo tendré. Tienes toda la razón, discúlpame.

Su promesa de amor no era más que una mentira. "Ella" se llamaba Celia, la había conocido hace algunos meses en una conferencia. Desde entonces una profunda amistad había surgido entre ellos, pasaban demasiado tiempo juntos. Finalmente llegó el día en el que se miraron  de otra forma.
A Celia no le había importado el hecho de que Gerardo fuera casado.

Cuando salía de trabajar se inventaba mil excusas para no llegar a cenar. Pilar lo esperaba con la cena caliente sobre la mesa hasta que se enfriaba.
Poco a poco el amor que ella sentía por él murió.

Una fría tarde de otoño. Ella tomó sus cosas, le escribió una carta que dejó sobre la mesa y se marchó.

"No te odio, tampoco eres mi persona favorita. Aún te aprecio porque amor...ya no se lo que es eso.
Creí en tus mentiras ¡Cómo pudiste mirarme a los ojos y negarme la verdad!

Me reprocho a mi misma lo estúpida que fui por creer en una persona que cambió el día que nos casamos.

Te daría las gracias por estos años pero ¿Acaso los muebles te agradecen el uso?

¡Me voy Gerardo! En el interior espero que valores lo mucho que te amé, los buenos ratos y el tiempo que desperdicie dándote caricias que no sentías.

¡No me busques! ni siquiera te atrevas a pedirme perdón. Ya no tiene caso.
Adios y buena suerte. Espero que nadie nunca te rompa el corazón.
                                                                                         Pilar."




Comentarios

  1. Holaa! Quiero saber si este relato es un libro

    ResponderEliminar
  2. Hola Ana, no es un libro. Son pequeños relatos, algunos de ellos formarán parte de libros posteriormente, otros solo quedaran como historias cortas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

El domo parte 2

Nada de lo que había pasado la noche anterior había sucedido realmente. Ese fue el primer pensamiento que Alexa tuvo al despertar. Se sentía mareada, como si no hubiera descansado en toda la noche, una fuerte ráfaga de aire entró por su ventana tirando al suelo el florero que estaba en la mesa. Corrió a cerrar la ventana y se cortó el pie con uno de los vidrios, entonces sujetó su pie y buscó un paño con el cual detener la sangre que brotaba y así poder llegar al baño para limpiar la herida. Abrió la llave del agua caliente de la bañera y se sentó a un lado, al retirar el paño se sorprendió al ver que estaba seco y limpio. El vidrio aún estaba incrustado en su pie pero no había sangre y la herida cerró tan pronto lo sacó. Recordó encantes que nunca había visto su sangre, nunca se había cortado, ni fracturado un hueso, nunca había faltado a la escuela a causa de una enfermedad, no sabía lo que era tomar medicinas. Cerró la llave cuando el baño se llenó de vapor, limpió el espejo con su
Estimados lectores una disculpa por no publicar el jueves pasado, tuve un imprevisto que me impidió compartirles un post. Este jueves será publicado el último del año, tomaré una semana pero nos leemos el 4 de enero del 2022. Gracias por el tiempo que se toman al leerme, ¡felices fiestas!