Ir al contenido principal

El recuerdo.

Izzy se quedó sentada en la mesa con una pila de platos sucios por lavar. Todos se habían levantado sin decir nada, no le sorprendió, de un tiempo para acá se había convertido en un fantasma que lavaba platos, hacía la comida, limpiaba la casa pero cuya opinión no era del interés de nadie.
Estaba cansada, se sentía sola e incomprendida. Tomó una profunda bocanada de aire que la ayudó a reunir las fuerzas para levantarse de la silla y tomar todos los platos para llevarlos al fregadero.
Mientras fregaba el sartén lleno de queso pegado en el fondo pensaba en cómo hubiera sido la vida si lo hubiera escogido a él en vez de haberse casado con Ray.
Ethan no era el hombre perfecto pero sin duda nunca se acababan los temas, las risas y la diversión.
Su sonrisa era como el sol que iluminaba el horizonte después de una tormenta, sus ojos verdes tupidos de pestañas negras hipnotizaban a quien lo viera de frente.
Recordó la última vez que se encontraron en el estacionamiento de la universidad, justo antes de que se fuera de intercambio.
Llovía, al igual que esa tarde mientras lavaba los platos, sin embargo eso no le impidió estar parado afuera de su auto esperando que ella llegara. Su cabello se escurría sobre su cara, aún así sonrió al verla sacar una enorme sombrilla de hondas en el pasillo.
Izzy se sonrojó, cerró su gabardina negra y volvió a guardar aquel bochornoso paraguas en su maleta. Caminó bajo la lluvia hasta llegar a su auto y lo miró fijamente a los ojos sin decir una palabra durante un minuto para después proseguir.

-¿Te vas?
-Es mejor así.
-¿Me escribirás?
-Todos los días Izzy.
-Siento que esta es la última vez que te veré.
-Nos veremos muchas más. -Respondió cortante.-

Ethan la sujetó suavemente del mentón y le dio un profundo beso en los labios.

-¡Mamá!

El grito de su hija menor la regresó a la realidad. Cerró la llave del agua, se secó las manos con un trapo y subió las escaleras corriendo. Se detuvo frente al espejo que estaba al final de la escalera, se observó con desagrado. Aquella mujer no era ni sombra de la joven que Ethan conoció hace casi 15 años.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

El domo parte 2

Nada de lo que había pasado la noche anterior había sucedido realmente. Ese fue el primer pensamiento que Alexa tuvo al despertar. Se sentía mareada, como si no hubiera descansado en toda la noche, una fuerte ráfaga de aire entró por su ventana tirando al suelo el florero que estaba en la mesa. Corrió a cerrar la ventana y se cortó el pie con uno de los vidrios, entonces sujetó su pie y buscó un paño con el cual detener la sangre que brotaba y así poder llegar al baño para limpiar la herida. Abrió la llave del agua caliente de la bañera y se sentó a un lado, al retirar el paño se sorprendió al ver que estaba seco y limpio. El vidrio aún estaba incrustado en su pie pero no había sangre y la herida cerró tan pronto lo sacó. Recordó encantes que nunca había visto su sangre, nunca se había cortado, ni fracturado un hueso, nunca había faltado a la escuela a causa de una enfermedad, no sabía lo que era tomar medicinas. Cerró la llave cuando el baño se llenó de vapor, limpió el espejo con su
Estimados lectores una disculpa por no publicar el jueves pasado, tuve un imprevisto que me impidió compartirles un post. Este jueves será publicado el último del año, tomaré una semana pero nos leemos el 4 de enero del 2022. Gracias por el tiempo que se toman al leerme, ¡felices fiestas!