Ir al contenido principal

Una parte de mí.

Albert y Merce se miraron de la única forma en que ambos sabían hacerlo.

-¿Quieres ir por un café? -preguntó él.

-Sí, si quiero -sonrió sin ocultar su coquetería.

Caminaron por las estrechas banquetas de piedra caliza y se sentaron en la fuente de los querubines un rato. El sol brillaba resplandeciente y se colgaba por en medio de la brisa que soplaba.


-Hoy es 4 de diciembre -dijo él y la miró esperando que recordara lo que había pasado en esa fecha.

-Vaya, entonces tenemos que celebrar nuestro reencuentro.

-Yo también lo creo, ¿han pasado qué, 20 años desde que nos conocimos?

-Un poco más.

-Ni siquiera recuerdo por qué terminamos.

-¡Eres increíble! -sonrió burlona- tú me engañaste con otra, mi mamá te vio cuando la ibas a dejar a la escuela.

-¡Te juro que no era yo!

-Y sigues insistiendo en lo mismo, al menos reconoce lo que hiciste, ya pasó mucho tiempo como para molestarnos.

-Jamás te engañé -hizo una pausa y cambió la conversación- ¿eres feliz?

-¿Por qué lo preguntas?

-No lo se, quizá en el interior espero que me digas que no lo eres y corras a mis brazos.

-A veces -respondió- no todo puede ser felicidad ¿cierto?

-Yo sí soy muy feliz.

-¿Si en verdad lo eres por qué esperas que corra a tus brazos?

-Porque no he podido superar lo que nos pasó, porque dejamos una historia inconclusa.Éramos almas gemelas.

-Que término tan relativo.


Ambos tenían una inigualable confianza que los hacia decir lo que de verdad sentían, sin poses, sin censura o arrepentimientos.

-No has cambiado en nada -dijo él.

-¿En serio? yo creo que maduré, no creo ser la misma persona que conociste hace 25 años.

-¡25! parece que fue ayer, quisiera volver el tiempo  a ese día en que te conocí, haría las cosas tan diferentes.

-Yo también.No te dejaría ir tan fácilmente, fue muy difícil aceptarlo.

-Aún pienso en ti, cada vez que escucho esa canción en el radio recuerdo tus ojos aunque con el tiempo mis memorias me traicionaban.

-Lo sé -musitó- Ni siquiera recordaba que me habías dejado de gustar desde hace tanto tiempo atrás -bromeó.

-¡Claro! -se mofó-. No soy feliz Merce, estoy a nada de divorciarme, no debí casarme siendo tan inestable.

-¿Tienes hijos?

-Una niña ¿y tú?

-Me resisto a pasarle mis traumas a alguien, creo que prefiero llevarlos conmigo.

-¿Cómo puedo amarte de esta forma si te dejé de ver por tanto tiempo?

-No me amas, no lo digas si no lo sientes.

-Te amo.

-O.k creo que será mejor que me vaya.

-No quiero que lo hagas, quédate un rato más, prometo no volver a incomodarte.

Mercer sonrió nostalgica, ella sentía lo mismo pero no quería que la hirieran.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks