Ir al contenido principal

Buscando a Sandra.

No interesaba que tuviera que repetirle diariamente lo mismo, lo importante era lo feliz que me hacía saber que estaba orgullosa de mi por el simple hecho de existir.

Jamás imaginé que mi vida daría un vuelco. Una fresca tarde de abril mientras mi madre y yo conversábamos en el jardín, se volteó a verme, como si quisiera decirme algo y no se atreviera,  mientras se soplaba con su abanico de madera frunció el ceño y alzó una ceja. Me miró circunspecta y después prosiguió.

-¿Quién eres tu?

De inmediato me levanté de su lado y solté su mano, la miré con extrañeza, sería la primera vez que tendría uno de esos episodios de amnesia. Al principio no le di importancia, creí era la edad.
Cuando los episodios fueron más frecuentes y duraron más fue que me di cuenta que la estaba perdiendo.
Mis ojos se llenaron de lágrimas y entré a la casa en busca del teléfono del doctor Campbell.
Mi madre sufría de Alzheimer y desde que el doctor confirmó el diagnostico los pronósticos no fueron nada alentadores.
A veces tenía ratos de lucidez me hablaba de mi padre, ese hombre del que solo conocía su nombre y en fotografías desteñidas su rostro.

Yo me refería a él como "ese hombre que nos abandonó", no podía llamarlo de otra forma. Si le profesaba un sentimiento ese era rencor.
No crecí con su figura a mi lado, jamás llamé a nadie papá, carecí de ese amor paternal aunque no niego que me hubiera gustado sentirlo.

Cuando mi madre se dormía y yo recogía los platos lo único que podía pensar era en qué haría cuando ella ya no estuviera, si en algún momento no recobraba la lucidez, si definitivamente me olvidaba.

La parte más difícil no era saber que me quedaría sola, era que siguiera viviendo y no me recordara.
Me atormentaba la idea de verla, querer abrazarla y que ella me repudiara, que me mirara con desdén o me juzgara, que mal interpretara mi cariño o incluso me odiar,  porque incluso antes de que se enfermara había comenzado a aislarme de su vida.

Aquella noche me senté en el pórtico a fumar un cigarrillo, abrí la caja que guardaba celosamente bajo su cama y descubrí la verdad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,