Ir al contenido principal

Destino Italia.

—¿Qué te parece Taormina?
—Sin duda es preciosa, aunque no he tenido el tiempo de recorrerla en su totalidad.
—Siempre te pedí que hiciéramos este viaje juntos —reprochó en tono cordial.
—Lo sé —respondió sonrojada.
—Debo confesar que estoy decepcionado, supongo que ese tipo al que conociste en el aeropuerto te ofreció mejor compañía de la que yo te pude dar el tiempo que estuvimos juntos.
—Mmm...las cosas no son como tú crees —tomó un respiro—, lamento que lo nuestro no hayan funcionado. No quise herirte —respondió arrepentida.
—Pero lo hiciste, parece que tenías todo planeado —reclamó fingiendo darle poca importancia.
Andrew se bebió su copa de un solo trago y la colocó con firmeza sobre la mesa.
—No, nunca lo planeé de ese modo pero estaba tan molesta cuando descubrí tu engaño que no pensé las cosas  —se justificó  y pasó el dedo sobre el borde de su copa.
—Sólo quería lo mejor para ti, tu idea de negocio era bastante descabellada, tal vez al banco le pareció factible pero créeme, a la larga te hubiera traído sólo problemas financieros. Hice lo correcto por ti, al menos reconócelo —reprochó.
—Era mi decisión —musitó y cruzó los brazos.
—En ese momento era de ambos, se supone que íbamos a compartir una vida juntos, no me iba a casar con una...
—¿Fracasada? ¡Cielos! —reprochó y lanzó una risita nerviosa—. Acepté tu invitación porque de verdad creía, creo —corrigió— que necesitaba darte una explicación por lo que hice, una disculpa en especial —hizo una pausa—, no pensé con claridad las cosas, estaba furiosa, entiendo que sigas molesto conmigo.
—Ya no estoy molesto contigo.
—Lo siento mucho Andrew, de verdad lamento haberme ido de esa forma.
—Y yo no haberte dicho lo del préstamo, las cosas serían diferentes si no te hubiera ocultado las cosas.
—No podemos aferrarnos al hubiera, así pasaron las cosas y no hay marcha atrás.
—Te amo —respondió melancólico.
Hanna volteó a ver al mesero quien convenientemente se acercó a dejar los platos de pasta cortando la tensión que se había generado entre ellos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks