Ir al contenido principal

Destino Italia.

—¿Qué te parece Taormina?
—Sin duda es preciosa, aunque no he tenido el tiempo de recorrerla en su totalidad.
—Siempre te pedí que hiciéramos este viaje juntos —reprochó en tono cordial.
—Lo sé —respondió sonrojada.
—Debo confesar que estoy decepcionado, supongo que ese tipo al que conociste en el aeropuerto te ofreció mejor compañía de la que yo te pude dar el tiempo que estuvimos juntos.
—Mmm...las cosas no son como tú crees —tomó un respiro—, lamento que lo nuestro no hayan funcionado. No quise herirte —respondió arrepentida.
—Pero lo hiciste, parece que tenías todo planeado —reclamó fingiendo darle poca importancia.
Andrew se bebió su copa de un solo trago y la colocó con firmeza sobre la mesa.
—No, nunca lo planeé de ese modo pero estaba tan molesta cuando descubrí tu engaño que no pensé las cosas  —se justificó  y pasó el dedo sobre el borde de su copa.
—Sólo quería lo mejor para ti, tu idea de negocio era bastante descabellada, tal vez al banco le pareció factible pero créeme, a la larga te hubiera traído sólo problemas financieros. Hice lo correcto por ti, al menos reconócelo —reprochó.
—Era mi decisión —musitó y cruzó los brazos.
—En ese momento era de ambos, se supone que íbamos a compartir una vida juntos, no me iba a casar con una...
—¿Fracasada? ¡Cielos! —reprochó y lanzó una risita nerviosa—. Acepté tu invitación porque de verdad creía, creo —corrigió— que necesitaba darte una explicación por lo que hice, una disculpa en especial —hizo una pausa—, no pensé con claridad las cosas, estaba furiosa, entiendo que sigas molesto conmigo.
—Ya no estoy molesto contigo.
—Lo siento mucho Andrew, de verdad lamento haberme ido de esa forma.
—Y yo no haberte dicho lo del préstamo, las cosas serían diferentes si no te hubiera ocultado las cosas.
—No podemos aferrarnos al hubiera, así pasaron las cosas y no hay marcha atrás.
—Te amo —respondió melancólico.
Hanna volteó a ver al mesero quien convenientemente se acercó a dejar los platos de pasta cortando la tensión que se había generado entre ellos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

El domo parte 2

Nada de lo que había pasado la noche anterior había sucedido realmente. Ese fue el primer pensamiento que Alexa tuvo al despertar. Se sentía mareada, como si no hubiera descansado en toda la noche, una fuerte ráfaga de aire entró por su ventana tirando al suelo el florero que estaba en la mesa. Corrió a cerrar la ventana y se cortó el pie con uno de los vidrios, entonces sujetó su pie y buscó un paño con el cual detener la sangre que brotaba y así poder llegar al baño para limpiar la herida. Abrió la llave del agua caliente de la bañera y se sentó a un lado, al retirar el paño se sorprendió al ver que estaba seco y limpio. El vidrio aún estaba incrustado en su pie pero no había sangre y la herida cerró tan pronto lo sacó. Recordó encantes que nunca había visto su sangre, nunca se había cortado, ni fracturado un hueso, nunca había faltado a la escuela a causa de una enfermedad, no sabía lo que era tomar medicinas. Cerró la llave cuando el baño se llenó de vapor, limpió el espejo con su

Regresa a mi...

Les comparto la portada del tercer libro de la serie #predestinados