Ir al contenido principal

Entre él y yo.

 Le dolía el pecho, en realidad le dolía el alma. Atravesó el pasaje de los ángeles envuelta en una profunda agonía.

Lo único que deseaba era recostarse en su cama, cerrar los ojos y quitarse ese inmenso dolor que la oprimía.

Secó sus lágrimas y extendió la mano, el taxi se detuvo en aquella esquina mientras él la veía sin poder detenerla.

Le gritó, intentó detenerla pero no lo logró. De pronto sus pies se anclaron al suelo, su partida lo petrificó por completo. La música de la marimba, que estaba a su lado penetró en sus oídos como ecos. 

Dalila se había marchado y si no hacía algo la perdería para siempre.

Para ella el tiempo no había pasado, en su mente, no hacía más de dos horas que ambos caminaban felices por las empedradas calles del centro, tomados de la mano, disfrutando de la cálida tarde y respirando los aromas que desprendían las flores de cempasúchil que decoraban las ofrendas.

Sus rostros se iluminaban con las tenues luces que emanaban de las velas y cirios. Las sombras de los visitantes se reflejaban en las paredes del palacio municipal.

Octubre le traía nostalgia a Dalila, era el mes en el que conoció a Xavier, el sol iluminaba de manera diferente, todo se veía diferente.

Pensó en Xavier y mientras la tarde caía y el recorrido terminaba, distinguió entre las sombras del fondo un rostro. Era él, Xavier estaba ahí.

Su corazón palpitó nervioso, pensó en salir corriendo, también en saludarlo, sus piernas no reaccionaron y de pronto sopló una corriente de aire frío, muy parecido al aire que distinguía a diciembre.

Miles de recuerdos invadieron su mente, volvió el tiempo atrás cuando ambos caminaban felices, tomados de la mano.

Justo antes de que él decidiera irse del país. Luego de eso su relación se tornó distante, fría, y mientras reaccionaba, él se acercó, tomó su mano y la miró fijamente. 

¿Por qué no le había informado sobre su regreso?, su corazón se quebró al ver que una joven se acercó.

No quiso escuchar explicaciones, no deseaba saber que él tenía a alguien más.

Salió corriendo del palacio municipal. Xavier trató de alcanzarla pero había mucha gente y al perderla de vista, se detuvo en una esquina, entonces la vio alejarse nuevamente de su vida de nuevo sin escuchar una sola explicación.

Decidió que no se quedaría así, necesitaba escuchar de sus labios que ya no lo quería, necesitaba saber por qué había dejado de responder a sus cartas.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

El domo parte 2

Nada de lo que había pasado la noche anterior había sucedido realmente. Ese fue el primer pensamiento que Alexa tuvo al despertar. Se sentía mareada, como si no hubiera descansado en toda la noche, una fuerte ráfaga de aire entró por su ventana tirando al suelo el florero que estaba en la mesa. Corrió a cerrar la ventana y se cortó el pie con uno de los vidrios, entonces sujetó su pie y buscó un paño con el cual detener la sangre que brotaba y así poder llegar al baño para limpiar la herida. Abrió la llave del agua caliente de la bañera y se sentó a un lado, al retirar el paño se sorprendió al ver que estaba seco y limpio. El vidrio aún estaba incrustado en su pie pero no había sangre y la herida cerró tan pronto lo sacó. Recordó encantes que nunca había visto su sangre, nunca se había cortado, ni fracturado un hueso, nunca había faltado a la escuela a causa de una enfermedad, no sabía lo que era tomar medicinas. Cerró la llave cuando el baño se llenó de vapor, limpió el espejo con su
Estimados lectores una disculpa por no publicar el jueves pasado, tuve un imprevisto que me impidió compartirles un post. Este jueves será publicado el último del año, tomaré una semana pero nos leemos el 4 de enero del 2022. Gracias por el tiempo que se toman al leerme, ¡felices fiestas!