Ir al contenido principal

Tanto en común.

15 de agosto.

Salió en los periódicos que mi fiesta de 15 años había sido todo un evento social. Ivan no fue pero en su lugar fue su primo Josue y bailamos toda la noche, es muy lindo, no es mi tipo pero es lindo, parecía interesado en mi, que horror.
Como sea, conocí a muchos niños esa noche, el fotógrafo incluido, era tan guapo y creo que también le gusté.
Me sentí como un reina, creo que me veía hermosa en ese vestido y la coreografía me hizo lucir fabulosa, claro que la pista no era la que había escogido pero nadie lo sabía, bueno, sólo uno de mis primos pero no lo iba a decir a nadie.

Hace un par de días me dejaron una tarea tan compleja que tuve que recurrir a todos mis primos para que me ayudaran a resolverla, casualmente mi mamá y la mamá de Ivan son amigas así que le habló de mi tarea y justo en ese momento iba pasando él así que se ofreció a ayudarme, según me dijo mi mamá.
Fue como un sueño, él estaba a mi lado y yo trataba de controlar mis nervios, no es tan excéntrico como creí o tal vez maduró en el tiempo que no lo vi o quizás ya no me gusta tanto.

La semana siguiente a eso lo encontré en el centro comercial, me quedé con él platicando, tenemos tantas cosas en común.
Debemos estar platicando cerca de 4 horas.
Daría lo que fuera con tal de que en la escuela me vieran con alguien así, estoy segura que mis amigas se morirían de celos al verme llegar con él de la mano, es tan guapo e interesante.

Creo que soy la única que no tiene novio, ¿qué se sentirá tener a alguien a tu lado? ¿será cierto esa parte de las mariposas?
Espero llegar a sentirlo algún día, lo cierto es que parece que soy poco menos que interesante, por más que esmero en arreglarme.
Jamás me ha importado mi físico, la verdad considero que el intelecto de una mujer es más importante. Además nunca estoy en tendencia de nada, no se cómo le hacen las otras chicas para verse tan arregladas y bellas.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,