Ir al contenido principal

La ventana.

15 de noviembre.

¿En dónde quedan los sueños cuando los adultos crecen? ¿por qué se pasan la vida lamentándose las cosas que no hicieron? ¿por qué se pierden las ganas de ser, de ir, de estar?

Mientras escribía mis más profundos pensamientos en mi diario me acerqué a la ventana, pasaban de las 8, lo sé porque recuerdo haber escuchado las campanas de la parroquia llamando a misa.
Hacía mucho aire y de pronto me pareció ver a dos personas escabullirse por el jardín entre los arbustos, eran Karen e Iván.
Ese chico tenía toda la pinta de ser un don Juan, sonreía de una manera que hipnotizaba a cualquiera que lo viera de frente, conmigo eso no era necesario, ya me había ilusionado con él cada vez que lo encontraba en el autobús aunque él nunca volteaba a verme, creo que ni siquiera sabía que éramos vecinos.
Recuerdo la primera vez que lo vi, fue una sensación indescriptible, él era tan atractivo, estaba en 5to grado de preparatoria, yo tenía como 12 años.
A esa edad la mayoría de mis amigas se habían desarrollado, eran altas, delgadas y usaban maquillaje, yo en cambio era gorda, fea y sin chiste, era medio tonta, vivía en ese mundo lleno de fantasías, imaginando, soñando que él, el príncipe azul se enamoraría de mí sólo por mi buen corazón.
Bastante ingenuo de mi parte.

Cuando salí de la primaria y me cambiaron de escuela dejé de verlo, ni siquiera pensaba en él. Fue hasta la secundaría cuando iba a cumplir los 15 que su nombre volvió a figurar en mi vida cuando Karen empezó a salir con él.
La hermosa y atractiva de mi prima, tenía que ser ella justamente la que acaparara la atención de todos en el vecindario. La odiaba, tenía todo, era alta, delgada, hermosa.
Claro que Ivan no iba a ser la excepción, también estaba enamorado de ella.
Aquella noche en que lo ví corriendo por el jardín llevaba una chamarra de piel y el cabello un poco largo, un pendiente en el oído izquierdo, me recordó a un modelo de revista por el corte de su cara, con las mandíbulas marcadas y sus rasgos masculinos. Era un típico estereotipo de los 90's pero aún con eso imaginaba que era a mi a quien iba a visitar cada sábado en la noche, de quien estaba enamorado.

Cuánta envidia me daba Karen, viéndola bien no era tan bonita, era más bien pretensiosa y voluble, estoy segura que bien pudo salir con otro pero justamente lo escogió a él para molestarme.

Pasé tanto tiempo frente a la ventana idealizando un futuro que no me percaté que él volteó y me miró, sonrió y lanzó un beso al aire.
Cerré la ventana sonrojada, ¡qué diablos le pasa! burlarse de mi de esa forma, si ella lo hubiera visto seguro me metía en un problema.
Estaba tan enfadada, sentí como si hubiera violado mi privacidad aunque en realidad, era yo quien los espiaba.
¿Me lanzó un beso? al menos sabe que existo.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,