Ir al contenido principal

La despedida.

Cuando entré a su habitación ella estaba postrada en la cama, a penas levantaba la mano. La muerte la acechaba, lo supe porque además de su aspecto cadavérico sus ojos verdes habían perdido el color, se habían tornado grises, sin vida.

Giró ligeramente la cabeza y me observó llena de angustia y desesperación, como si quisiera decirme tantas cosas pero ya no tenía fuerzas para hablar. 

Me hinqué a su lado y sujeté su mano, le sonreí y tragué mis lágrimas. Su voz se ahogaba antes de salir de sus labios, acerqué mi oído y escuché un par de palabras: "él es un buen hombre, te ama".

Me hizo llorar, volteé a ver a Ben, su madre no sabía que él y yo hacía mucho que habíamos terminado. Ella creía que nuestros planes de boda estaban en pausa. Sentí un nudo en el estómago y me agobió la idea de que ella muriera creyendo algo que no era cierto, que más bien era imposible pero, a final de cuentas quién era yo para robarle esa ilusión en sus últimos momentos de vida.

-No se preocupe, cuidaré de él.

Lo dije en serio, amaba a Ben y aunque no pudiéramos estar juntos siempre cuidaría de él. 

Cuando bajé a la sala me encontré con Roger, estaba sentado al lado de sus hijos, Marly me sonrió y Joan se acercó para jalar mi falda.

Aura estaba al lado de su madre y de su hermano esperando el desenlace. A penas podía creer lo que estaba pasando, nunca imaginé que su madre estuviera tan mal, nunca creí que moriría tan joven, aún tenía muchas cosas por vivir pero después de su última intervención las cosas habían cambiado.

Cerca de las 12 de la noche Ben bajó al recibidor, tenía la mirada fija en el suelo, frotó sus ojos un par de veces antes de mirarme, no podía hacer más que abrazarlo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks