Ir al contenido principal

Ya te extraño.

Ángel tocó a la puerta, mi corazón palpitó acelerado, antes de abrir revisé mi maquillaje y mi peinado, sería la primera cita que tendría en cerca de ocho meses. 

Tomé una profunda bocanada de aire, después de que abriera ya no habría marcha atrás, mi relación con Ben quedaría en el pasado, esta cita representaría el comienzo de mi nueva vida. ¿Podría acaso dejar de pensar en Ben?

Él estaba de espaldas parado frente a mi puerta, al abrir se giró, me sonrió y con total discreción me recorrió de pies a cabeza.

-Romina Aragón, estás más bella de lo que recordaba, los años no pasan en balde.

-Debo decir lo mismo de ti.

-Oh no, yo he envejecido.

-De la mejor manera.

-Gracias, te traje estas flores.

Añadió y me entregó un hermoso ramo de rosas rojas.

-Son bellísimas, muchas gracias. ¿Quieres pasar?

-Me gustaría pero hice reservaciones en el Sheraton y no quiero que lleguemos tarde.

-Bien, solo las pondré en agua y nos iremos de inmediato.

-¿Tuviste problemas para encontrar el departamento?

-No, conozco bien la zona. Un colega vive no muy lejos de aquí.

-Así que vienes con frecuencia por aquí.

-Sí, quién lo diría ¿no?, de haber sabido que estabas por aquí te habría invitado a tomar un café -hizo una pausa-. A menos claro que tu novio lo impidiera.

-Ya no tengo novio.

-Entonces perdí mucho tiempo esperando -bromeó. 

-Solo un poco.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,