Ir al contenido principal

Mercer

 John Mercer no era un hombre común, era alguien especial, lo supe desde el primer momento en el que entró por la puerta y se sentó en la mesa del fondo. Cuando abrió su libro y se perdió en el.

Había empezado a frecuentar el café y su rutina me intrigaba, llegaba siempre cuando el reloj marcaba las 7:25 de la mañana, nunca saludaba y se dirigía a la mesa que había escogido días atrás, aquella que estaba junto a la ventana y desde la cual se podía observar la calle completa y el edificio Glassglow.

A Jenny le fascinaba atenderlo aunque él ni siquiera levantaba la mirada para verla, siempre ordenaba lo mismo, ristretto, nunca lo endulzaba y lo bebía de poco a poco hasta que daban las 8, entonces dejaba dinero sobre la mesa, cerraba su libro y se marchaba.

Me parecía taciturno, arrogante y altivo. El simple hecho de prepararle un café me ponía de mal humor. 

La mañana del viernes Jenny no se presentó a trabajar, me disgusté mucho, no solo por el hecho de tener más trabajo sino porque sabía que tendría que atender la mesa de aquél hombre que ni siquiera se dignaba a mirar a nadie.

Como era costumbre, apareció a las 7:25 de la mañana, pensé en entregarle la carta, quizás podría haber cambiado de opinión pero en lugar de eso le serví su café y me di la vuelta para volver a la barra.

-Jenny estará furiosa -respondió Harry.

-Alguien tiene que hacer su trabajo, no puedo desentender a los clientes de las mesas.

-Oh diablos -dijo y corrió a la caja dejándome intrigada. 

-Por qué me serviste un ristretto.

Palidecí y miré sorprendida a Harry quien buscaba un pretexto para no voltear a verme. Me giré lentamente, aquel hombre  me miraba con sutil insistencia.

-Es lo que siempre tomas.

-Dime qué más sabes sobre mí.

-Oye no te sientas especial, todos los días vienes a la misma hora y ordenas lo mismo, yo lo preparo, eres la única persona que pide ristretto.

-Ah.

-¿Trabajas cerca de aquí?

-Qué te hace pensar eso.

-Siempre te vas antes de las 8.

-¿Cómo te llamas? -preguntó intrigado.

-Anna.

-Nunca te había visto.

-No sirvo mesas, atiendo en la barra pero hoy no vino mi amiga así que tuve que ayudarla.

-Que oportuno de su parte.

-¿Hay algo mal con el café?

-Nada.

-Entonces necesitas algo más.

-La cuenta.

-Aún no son las 8.

-Dijiste que me voy antes.

-De acuerdo, son.

-Sé cuanto es.

-¿Hay algo más en lo que te pueda ayudar?

-Ya veremos.

Entregó su tarjeta de crédito, vi su nombre grabado en ella. Tan pronto salió de la cafetería recogí su mesa.

 Esperaba verlo al día siguiente pero no apareció, pensé en que había cometido un error  al decirle que había notado su monotonía. No pensaba decirle a Jenny.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

El domo parte 2

Nada de lo que había pasado la noche anterior había sucedido realmente. Ese fue el primer pensamiento que Alexa tuvo al despertar. Se sentía mareada, como si no hubiera descansado en toda la noche, una fuerte ráfaga de aire entró por su ventana tirando al suelo el florero que estaba en la mesa. Corrió a cerrar la ventana y se cortó el pie con uno de los vidrios, entonces sujetó su pie y buscó un paño con el cual detener la sangre que brotaba y así poder llegar al baño para limpiar la herida. Abrió la llave del agua caliente de la bañera y se sentó a un lado, al retirar el paño se sorprendió al ver que estaba seco y limpio. El vidrio aún estaba incrustado en su pie pero no había sangre y la herida cerró tan pronto lo sacó. Recordó encantes que nunca había visto su sangre, nunca se había cortado, ni fracturado un hueso, nunca había faltado a la escuela a causa de una enfermedad, no sabía lo que era tomar medicinas. Cerró la llave cuando el baño se llenó de vapor, limpió el espejo con su

Regresa a mi...

Les comparto la portada del tercer libro de la serie #predestinados