Ir al contenido principal

Primer amor.

10 de octubre de 2003

Irina nunca había usado el transporte público, la idea de estar sola en medio de la noche le emocionaba. Por lo general nunca le permitían andar sola por la calle.

Aquella noche, su primo Matt había salido a comprar material para instalar una red inalámbrica en la cafetería.
Él siempre la dejaba en la esquina de su casa y ya era muy tarde como para seguir esperándolo, así que tenía que idear una excusa para irse sin que su tía la fuera a dejar a su casa.

Mientras terminaba de limpiar las mesas, una idea vino a su mente.

-¡Cielos!

-¿Qué sucede pequeña?

-¡Mira la hora, son casi las 10! Había olvidado por completo que tengo que llegar temprano mañana para la sesión fotográfica del anuario de la escuela. ¿No me harás esperar a Matt hasta las 11, verdad? Me refiero a que si no duermo lo suficiente, amaneceré con tremendas ojeras.

-Puedes dormir en la sala de empleados en lo que él llega.

-Sí pero de hacerlo me interrumpiría el sueño y después me costaría trabajo volver a dormir. Me daría insomnio y entonces sería peor. No quiero enseñarles a mis hijos unas fotos donde aparezca con bolsas en los ojos.

-¡Qué tonterías dices! Aún eres muy joven para preocuparte por esas cosas, además, para cuando eso suceda tus hijos estarán más interesados en ver las fotos de niñas de su edad y no las tuyas. Sabes que no puedo llevarte ahora querida.

-Yo puedo irme sola. Se cuidarme bien, además puede irme en metro para llegar más rápido.

-¡Niña estas loca! No puedo dejarte ir en metro y mucho menos sola.

-¿Prefieres que me vaya en taxi? Podría tomar uno en la esquina, pero creo que viajar con la multitud es menos riesgoso que ir sola en un auto con un desconocido. Por favor tuya, no querrás que salga fatal en las fotos ¿verdad?

Lucille observó a Irina con esa tierna mirada de comparecencia y no objetó su petición.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

El domo parte 2

Nada de lo que había pasado la noche anterior había sucedido realmente. Ese fue el primer pensamiento que Alexa tuvo al despertar. Se sentía mareada, como si no hubiera descansado en toda la noche, una fuerte ráfaga de aire entró por su ventana tirando al suelo el florero que estaba en la mesa. Corrió a cerrar la ventana y se cortó el pie con uno de los vidrios, entonces sujetó su pie y buscó un paño con el cual detener la sangre que brotaba y así poder llegar al baño para limpiar la herida. Abrió la llave del agua caliente de la bañera y se sentó a un lado, al retirar el paño se sorprendió al ver que estaba seco y limpio. El vidrio aún estaba incrustado en su pie pero no había sangre y la herida cerró tan pronto lo sacó. Recordó encantes que nunca había visto su sangre, nunca se había cortado, ni fracturado un hueso, nunca había faltado a la escuela a causa de una enfermedad, no sabía lo que era tomar medicinas. Cerró la llave cuando el baño se llenó de vapor, limpió el espejo con su

Regresa a mi...

Les comparto la portada del tercer libro de la serie #predestinados