Ir al contenido principal

No sólo yo.


A menudo me pregunto si cometí un error al casarme con él, ¿en qué momento me convertí en un mueble más de esta casa?
George se sentaba a leer el periódico en su sillón favorito después de cenar, mientras yo,  levantaba los platos.
Podría tirarme al piso y retorcerme y aún así él no se dignaría a interrumpir su lectura y voltear a verme, es frustrante, todo aquí es frustrante.
El sonido de la música que la señora Gillian pone cada noche, el ruido del motor del señor Lucas mientras intenta componer su auto y la molesta respiración de George que taladra mis oídos cada vez que inhala.

¿En qué momento nos dejamos de amar? ¿Cuándo nos atrapó la monotonía del matrimonio?
Quizás nos casamos muy pronto, si volviera el tiempo atrás haría muchas cosas de manera diferente, no me casaría con él sabiendo lo raro que es, que era...en que se convirtió cuando descubrimos que no podíamos tener bebés.

A veces se me olvida que no solo yo sufrí con la noticia, él también dejó de sonreír, de vivir.

Saqué del closet un viejo baúl lleno de recuerdos, fotos y polvo.
La última fotografía que nos tomamos fue meses antes de que recibiéramos esa terrible noticia. Recuerdo que lloré hasta que no me quedaron lágrimas en los ojos, recuerdo que mi corazón se hizo trizas, en cambio él solo se apartó de mi, como si no le hubiera importado.
Empezó a llenarse de trabajo, de planes y proyectos y rara vez estábamos juntos. Al principio me dolió pero con el paso del tiempo dejó de importarme, tal vez era su manera de desentenderse del dolor, de no afrontarlo, tal vez me odiaba.

Lamenté haber guardado ese resentimiento durante tanto tiempo, no debimos seguir juntos si entre nosotros todo había terminado.

Regresé las cosas a su lugar y mientras colocaba el baúl en el closet entró a la habitación, casi tropecé con él al darme la vuelta, me miró como hacía tiempo no lo hacía y después me abrazó como si el mundo se fuera a terminar en ese instante.
Tenía mucho tiempo sin sentir el calor de sus brazos y bastó un instante para darme cuenta que nuestro amor no había terminado, tan solo había tomado una pausa.




Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

El domo parte 2

Nada de lo que había pasado la noche anterior había sucedido realmente. Ese fue el primer pensamiento que Alexa tuvo al despertar. Se sentía mareada, como si no hubiera descansado en toda la noche, una fuerte ráfaga de aire entró por su ventana tirando al suelo el florero que estaba en la mesa. Corrió a cerrar la ventana y se cortó el pie con uno de los vidrios, entonces sujetó su pie y buscó un paño con el cual detener la sangre que brotaba y así poder llegar al baño para limpiar la herida. Abrió la llave del agua caliente de la bañera y se sentó a un lado, al retirar el paño se sorprendió al ver que estaba seco y limpio. El vidrio aún estaba incrustado en su pie pero no había sangre y la herida cerró tan pronto lo sacó. Recordó encantes que nunca había visto su sangre, nunca se había cortado, ni fracturado un hueso, nunca había faltado a la escuela a causa de una enfermedad, no sabía lo que era tomar medicinas. Cerró la llave cuando el baño se llenó de vapor, limpió el espejo con su

Regresa a mi...

Les comparto la portada del tercer libro de la serie #predestinados