Ir al contenido principal

Primer amor.

Irina estaba sentada por última vez cerca de la fuente del tritón, la suave brisa que el aire traía consigo y la cálida resolana calmaban su tristeza.

Había pasado un año desde que ella y Joshep se besaron por primera vez. El recuerdo permanecía más vivo que nunca, cada año la esperanza de que hubiese un error y él estuviera vivo la hacía regresar a cumplir su promesa.

El reloj marcó las siete de la noche. Caminó con la esperanza de encontrar a Joshep perdido en alguna calle. Se detuvo varias veces antes de marcharse de San Miguel, no podía continuar viviendo ahí si cada calle, cada lugar le recordaban a él.

Ella sabía que jamás llegaría a amar a alguien de la forma en que aún amaba a Joshep. Asi que regresó a casa de su tía a preparar sus maletas.

-Creo que está todo listo Matt, las cajas que dejé en el recibidor tienen ropa que voy a donar al orfanato y esta es la maleta que llevaré.

-Eso es todo, ¿estas completamente segura Irina?

-No necesito más cosas Matt.

-Te voy a extrañar más de lo que te imaginas.


-Lo sé. Quizá ahora ocupes tu tiempo en ti y en buscarte una novia.

-Conocí a alguien Irina, bueno tú también la conoces, es Mary.

-¿La secretaria de papá?

-Me tiene impactado con sus re exiones y bueno, es muy culta. A veces no me siento a su nivel, pero está bien porque eso me motiva a superarme. Terminará la carrera en un par de meses.

-¡Vaya! Me alegro por ti Matt.- Su rostro se ensombreció al recordar a Joshep. -Me tengo que ir, quiero llegar antes de las ocho al departamento.

-Maneja con precaución Irina.

-Lo haré.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

El domo parte 2

Nada de lo que había pasado la noche anterior había sucedido realmente. Ese fue el primer pensamiento que Alexa tuvo al despertar. Se sentía mareada, como si no hubiera descansado en toda la noche, una fuerte ráfaga de aire entró por su ventana tirando al suelo el florero que estaba en la mesa. Corrió a cerrar la ventana y se cortó el pie con uno de los vidrios, entonces sujetó su pie y buscó un paño con el cual detener la sangre que brotaba y así poder llegar al baño para limpiar la herida. Abrió la llave del agua caliente de la bañera y se sentó a un lado, al retirar el paño se sorprendió al ver que estaba seco y limpio. El vidrio aún estaba incrustado en su pie pero no había sangre y la herida cerró tan pronto lo sacó. Recordó encantes que nunca había visto su sangre, nunca se había cortado, ni fracturado un hueso, nunca había faltado a la escuela a causa de una enfermedad, no sabía lo que era tomar medicinas. Cerró la llave cuando el baño se llenó de vapor, limpió el espejo con su
Estimados lectores una disculpa por no publicar el jueves pasado, tuve un imprevisto que me impidió compartirles un post. Este jueves será publicado el último del año, tomaré una semana pero nos leemos el 4 de enero del 2022. Gracias por el tiempo que se toman al leerme, ¡felices fiestas!