Ir al contenido principal

Primer amor.

Irina estaba sentada por última vez cerca de la fuente del tritón, la suave brisa que el aire traía consigo y la cálida resolana calmaban su tristeza.

Había pasado un año desde que ella y Joshep se besaron por primera vez. El recuerdo permanecía más vivo que nunca, cada año la esperanza de que hubiese un error y él estuviera vivo la hacía regresar a cumplir su promesa.

El reloj marcó las siete de la noche. Caminó con la esperanza de encontrar a Joshep perdido en alguna calle. Se detuvo varias veces antes de marcharse de San Miguel, no podía continuar viviendo ahí si cada calle, cada lugar le recordaban a él.

Ella sabía que jamás llegaría a amar a alguien de la forma en que aún amaba a Joshep. Asi que regresó a casa de su tía a preparar sus maletas.

-Creo que está todo listo Matt, las cajas que dejé en el recibidor tienen ropa que voy a donar al orfanato y esta es la maleta que llevaré.

-Eso es todo, ¿estas completamente segura Irina?

-No necesito más cosas Matt.

-Te voy a extrañar más de lo que te imaginas.


-Lo sé. Quizá ahora ocupes tu tiempo en ti y en buscarte una novia.

-Conocí a alguien Irina, bueno tú también la conoces, es Mary.

-¿La secretaria de papá?

-Me tiene impactado con sus re exiones y bueno, es muy culta. A veces no me siento a su nivel, pero está bien porque eso me motiva a superarme. Terminará la carrera en un par de meses.

-¡Vaya! Me alegro por ti Matt.- Su rostro se ensombreció al recordar a Joshep. -Me tengo que ir, quiero llegar antes de las ocho al departamento.

-Maneja con precaución Irina.

-Lo haré.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,