Ir al contenido principal

Scott

Los mismos ojos azules, hipnotizantes, llenos de algo que la hacía temblar. Su sonrisa seguía siendo atrevida y perfecta. Los años solamente lo habían hecho más atractivo e interesante.

Ella siempre tuvo la impresión de que él le coqueteaba abiertamente. Se sonrojó y trató de disimular su nerviosismo enroscando su cabello con la horquilla, un torpe movimiento de su mano hizo que ésta cayera arbitrariamente al suelo.
Ambos se agacharon a recogerla. Scott tomó deliberadamente la mano de Irina y la ayudó a levantarse.

—Ésta vez no te escaparas, te invito a comer.

—Tengo un caso que atender —Irina se apartó de inmediato de él.

—Lo sé, Brandon. Déjalo, merece un escarmiento, no le caerá mal estar un rato encerrado.

—Supongo entonces que lo has defendido antes.

—Digamos que no es la primera vez. Te puedo garantizar que no merece el tiempo que inviertes en él.

—Es mi trabajo, no debe agradarme alguien para defenderlo.

Scott sonrió sin apartar su mirada de Irina, era tan penetrante que ella se sintió vulnerable. La única forma en que se sintió segura por un momento fue dándole la espalda. Él se acercó sigilosamente a ella, acarició suavemente su cabello, lo tomó por entre sus dedos y lo enroscó hasta sujetarlo con la horquilla.
Irina se quedó perpleja ante la con anza que se había tomado de sujetarle el cabello sin su consentimiento. Su cercanía la desconcentró. Volteó de inmediato, sin poder ignorar el delicioso aroma de su perfume, lo miró a los ojos completamente ruborizada. Sin darse cuenta, se mordió el labio provocando que él desviara su mirada hacia su boca.

—Tengo que irme Scott —su corazón latía acelerado y su respiración se entrecortó.

—Pasaré a buscarte mañana después de la una, iremos a un lugar que te encantará.
Surgieron en Irina muchas dudas sobre los métodos que él usaría para saber dónde encontrarla pero se contuvo, quería terminar ya con esa incomoda conversación e irse a casa, así que tomó sus cosas y salió del juzgado con una breve sonrisa. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,