Día 13.

Estamos  aislados totalmente del exterior, no hay nadie en las calles, ni siquiera perros callejeros y nadie quiere salir, todos estan tomado vacaciones, se preparan para los días siguientes, aquellos en los que por costumbre los dedican a rezar, visitar templos, reflexionar.

Nosotros cruzamos el patio, corremos, subimos y bajamos escaleras, me imagino quienes solo tienen cuatro paredes la agonía por la que deben estar pasando.
Se me ocurren mil cosas para hacer dentro de casa, a veces cocinamos, limpiamos, pintamos, nos asomamos por la ventana pero nada pasa, son días aburridos.
La mayoría de la gente está de vacaciones lejos de la ciudad, nosotros siempre nos quedamos.

Adelantamos tareas, estudiamos, cantamos, cocinamos, corremos, jugamos, escuchamos música.

Mi tío no ha abierto su taller pero trabaja al interior, lo sé porque se escucha la música del radio y a veces lo escucho cantar, su música es extraña, ni vieja ni nueva.

El fin de semana se casa mi prima, no iremos, mi hijo menor está enfermo y yo tengo que entregar unas cosas.


Comentarios

Entradas populares