Ir al contenido principal

Empacando.

¿Adultos?, vaya lío, qué tontería más grande tener que controlar mis emociones y no poder gritar, llorar o patalear.
Quiero tirarme en el suelo y llorar hasta que me canse de hacerlo. Tengo emociones que no quiero contener, quiero gritar, lanzarle las cosas a la cara, decirle que lo odio, amarrarlo a una silla si es necesario y no dejarlo ir hasta que saque todo lo que llevo dentro.

Quisiera abrazarlo, decirle que lo amo y que necesitamos calmarnos, darnos otra oportunidad o no, tal vez solo gritarle y decirle que es un completo idiota.
Decirle que odiaba cuando se quedaba callado, cuando no me demostraba sus emociones, cuando me ocultaba las cosas, cuando se iba sin mi a algun lado, cuando me daba órdenes como si fuera una niñita.

Odiaba que dejara los platos sobre el fregadero y ni siquiera los lavara. Odiaba que dejara la silla lejos de la mesa y que cada mañana tuviera que levantar su ropa del suelo, que dejara el baño desordenado, que no sacara la ropa de la secadora o que no apagara la impresora, que nunca prepara el café, que no supiera si me gustaba el azúcar o la miel.

Odiaba que...odiaba la forma en que me miraba con admiración cada vez que hacía algo bien. No soy una niña y me regañaba como si lo fuera, ¡pero que carajos te crees!, no soy de tu propiedad, puedo hacer lo que se dé la gana.
Odiaba que pasara dos horas frente al xbox, por qué juegan los hombres, odiaba que intentó enseñarme y no supiera ni poner el disco.

Hay tantas cosas que dejé de hacer por él. Dejé de reirme a carcajadas porque le parecía innecesaria la emoción, dejé de bailar porque él tenía dos pies izquierdos, no veía películas porque prefería ver documentales.
Detestaba a todos sus amigos, me fastidiaba que me miraran como si me hicieran un favor al hablarme de ciencia y tecnología.
Odiaba tantas cosas de él que ni siquiera recuerdo todo lo que llegué a amar a su lado.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,