Estado de emergencia.

Tenía la televisión encendida cuando él entró por sus cosas, azotó la puerta como si quisiera que me diera cuenta de su presencia, de inmediato me paré del sofá y corrí a la entrada.
Dejó las llaves sobre la mesa y subió la escalera, sabía que esa sería la última vez que lo vería antes de la audiencia. Ni siquiera entendía por qué me importaba tanto hablar con él.

-Tus cosas están en el garage dentro de una bolsa de basura.

-¿Tiraste mi armani?

-Podrás comprarte otros 30 con lo que ganarás por la venta de la casa.

-Estoy siendo muy complaciente contigo al dejarte vivir aquí en lo que resuelves tu situación.

-Mi situación, estoy así por tu culpa.

-¿Yo te obligué a dejar tu carrera?

-¡Nunca tenía tiempo para mi!

-¡Por favor!, esos son pretextos y lo sabes.

-Eso no es verdad.

-Nunca te quejaste por todas las tardes que pasaste en el spa o los desayunos en el club, los viajes, la ropa, ¿qué hay de todo lo que te compré?, puedes venderlo, sacar al menos para rentar un departamento.

-Que estúpido eres.

-Ahora te parezco estúpido.

-Vete a la mierda, no sacarás ni una sola cosa de aquí.

Dije y lo jalé del brazo, él trató de safarse y entonces sin querer me lanzó contra el suelo. Se quedó parado al pie de la escalera y entonces perdió la mirada en el televisor.

"Se le pide a todos los ciudadanos que no salgan de sus casas, se ha declarado toque de queda. Cualquier persona que sea vista en la calle será detenida"

Él corrió a abrir la puerta entonces una patrulla se detuvo frente a la casa y un oficial bajó del auto apuntandole con un arma.

-Vuelva adentro señor si no quiere que nos lo llevemos.

-¿Qué está pasando?

-Se declaró el estado de emergencia, nadie podrá salir de sus casas hasta nuevo aviso.

-Pero no vivo aquí.

-¿Quiere que lo detengamos entonces?, ¡vuelva adentro!

Él cerró la puerta y caminó hasta la sala, se sentó en su viejo sofá y me miró resignado. No entendí nada en ese momento, me levanté y subí el volumen del televisor.

"Se ha extendido el virus por todo el país, los casos en este momento superan los 2000 infectados, les pedimos no salgan de sus casos para conterlo"

-No te quedarás aquí -dije.

-Es mi casa.

-No, vete.

-Si salgo de esta maldita casa me van a detener.

-Si te quedas voy a terminar por matarte -dije furiosa y me dirigí a la cocina.

No podía tenerlo cerca aún lo quería y su desprecio me mataba por dentro.





Comentarios

Entradas populares