Ir al contenido principal

El último beso...

Él la ignoraba con la misma frecuencia con la que respiraba. Ella lo miraba decepcionada, triste, jamás le haría algo así.
Estaba a su lado físicamente pero se sentía cada vez más sola.
Le costó trabajo entender al principio por qué actuaba de ese modo. Con el paso del tiempo comprendió que era su falta de interés en ella. No es que no la quisiera, simplemente le parecía tediosa y aburrida.
Como cuando de tanto comer un dulce termina por hostigarte pero pasado un rato tienes antojo de más. Así era su relación. Al menos lo que él sentía hacía ella.

El sentimiento al principio no era reciproco, ella intentaba ver el vaso medio lleno mientras él se quejaba de lo vació que estaba. Trataba de no fastidiarlo, lo dejaba en su mundo mientras él sentía que ella solo le traía problemas. Era reservado, nunca le decía lo hastiado que a veces se sentía de ella ,solo se quedaba callado cuando ella le hablaba, la ignoraba por completo. Entonces ella sollozaba en secreto, se le resquebrajaba una parte de su corazón.

A pesar que intentaba complacerlo, jamás lograba en su totalidad dejarlo satisfecho. Él por su parte, intentó cambiarla, "mejorarla".
Hasta esa noche en que ella salió a comprar algo y no regresó, sintió su ausencia.
Cada noche acudía al hospital a cuidarla, se sentaba a su lado y le hablaba de lo que había hecho durante el día. Entonces ella no sonreía, no respondía, se mantenía inmóvil conectada a su respirador.
Una lágrima recorrió su mejilla, él se sintió culpable. Fue necesario que pasara eso para que se diera cuenta de lo mucho que la amaba.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,