Ir al contenido principal

Después de ti...

Nina estaba sentada frente a Alexander, distraída con la plática de Tyler, no se percató que él la observaba atento mientras le daba sorbos a su copa.
La tarde era cálida y el aire soplaba gentil por encima de las hojas de los árboles.
Aprovechando la distracción de todos Alexander se levantó de su lugar y caminó hasta el pórtico. Se recargó en una de las columnas de madera de la entrada pensativo.
Hayden lo siguió sin que se diera cuenta.

-¡Aquí estas! -Dijo con cierta coquetería.-

Hayden era sin duda hermosa, su cabello rubio, sus ojos azules y su sonrisa, sin embargo ella no era de su interés.

-¿En dónde esta Nina? -Preguntó extrañado.-

-Ella se quedó escuchando la torpe historia de Tyler.Mi padre te esta buscando, quiere hablar contigo.

-¿Sobre qué?

-No lo se, supongo que quiere poner las cartas sobre la mesa y dejarte en claro cómo serán las cosas cuando te cases con mi hermana. -Respondió sarcástica.-

Él sonrió discreto y evitó hacer comentarios al respecto, intentó regresar a la casa pero ella le cortó el paso sujetando su solapa.

-Hay muchas incongruencias en su historia ¿lo sabes verdad?

-No se a qué te refieres.

-La forma en que se conocieron, cómo le pediste matrimonio y el hecho que no recuerdes el día que lo hiciste.

-Ideas tuyas.

Hayden sonrió cínica.

-Supongo. Bien, regresaré a la fiesta.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,