Ir al contenido principal

Después de ti...

Nina estaba sentada frente a Alexander, distraída con la plática de Tyler, no se percató que él la observaba atento mientras le daba sorbos a su copa.
La tarde era cálida y el aire soplaba gentil por encima de las hojas de los árboles.
Aprovechando la distracción de todos Alexander se levantó de su lugar y caminó hasta el pórtico. Se recargó en una de las columnas de madera de la entrada pensativo.
Hayden lo siguió sin que se diera cuenta.

-¡Aquí estas! -Dijo con cierta coquetería.-

Hayden era sin duda hermosa, su cabello rubio, sus ojos azules y su sonrisa, sin embargo ella no era de su interés.

-¿En dónde esta Nina? -Preguntó extrañado.-

-Ella se quedó escuchando la torpe historia de Tyler.Mi padre te esta buscando, quiere hablar contigo.

-¿Sobre qué?

-No lo se, supongo que quiere poner las cartas sobre la mesa y dejarte en claro cómo serán las cosas cuando te cases con mi hermana. -Respondió sarcástica.-

Él sonrió discreto y evitó hacer comentarios al respecto, intentó regresar a la casa pero ella le cortó el paso sujetando su solapa.

-Hay muchas incongruencias en su historia ¿lo sabes verdad?

-No se a qué te refieres.

-La forma en que se conocieron, cómo le pediste matrimonio y el hecho que no recuerdes el día que lo hiciste.

-Ideas tuyas.

Hayden sonrió cínica.

-Supongo. Bien, regresaré a la fiesta.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

El domo parte 2

Nada de lo que había pasado la noche anterior había sucedido realmente. Ese fue el primer pensamiento que Alexa tuvo al despertar. Se sentía mareada, como si no hubiera descansado en toda la noche, una fuerte ráfaga de aire entró por su ventana tirando al suelo el florero que estaba en la mesa. Corrió a cerrar la ventana y se cortó el pie con uno de los vidrios, entonces sujetó su pie y buscó un paño con el cual detener la sangre que brotaba y así poder llegar al baño para limpiar la herida. Abrió la llave del agua caliente de la bañera y se sentó a un lado, al retirar el paño se sorprendió al ver que estaba seco y limpio. El vidrio aún estaba incrustado en su pie pero no había sangre y la herida cerró tan pronto lo sacó. Recordó encantes que nunca había visto su sangre, nunca se había cortado, ni fracturado un hueso, nunca había faltado a la escuela a causa de una enfermedad, no sabía lo que era tomar medicinas. Cerró la llave cuando el baño se llenó de vapor, limpió el espejo con su
Estimados lectores una disculpa por no publicar el jueves pasado, tuve un imprevisto que me impidió compartirles un post. Este jueves será publicado el último del año, tomaré una semana pero nos leemos el 4 de enero del 2022. Gracias por el tiempo que se toman al leerme, ¡felices fiestas!