Ir al contenido principal

El hilo rojo.

Sky se levantó de la cama y las lágrimas que inundaron sus ojos le nublaron la vista.
Caminó hasta el baño y tomó sus pastillas, limpió el espejo que se había empañado con el vapor del agua caliente y observó su reflejo.Tomó un profundo respiro y cerró los ojos.

Jonathan Whitham se anudó la corbata, se colocó su saco y salió de su penthouse ubicado en la esquina de Washington y la 10th. Su chofer lo esperaba como cada mañana a las 8:20 en punto para llevarlo a la cafetería de Murray.

Sky caminó por entre las calles de Nueva York hasta llegar a "Florentino" la cafetería donde trabajaba por las mañanas.

-¡Hola Kay!

-¡Llegas tarde! -Dijo mientras servía un espresso.-

-Lo se, no pude dormir anoche.

-¿Volviste a pensar en eso?

-Pasado mañana se cumple un año más de...

-¡Sky! -Gritó James, el gerente del lugar.- ¿Quieren dejar para después su charla señoritas? Tenemos mucha gente esperando por su café.

Sky se puso el mandil y se amarró el cabello, comenzó a checar los tickets mientras Kay conversaba.

-¿Crees que venga hoy?

-No ha faltado en las últimas 6 semanas desde que estoy aquí, siempre llega a las 8:30 se forma al final de la fila observa los letreros de la pared como si quisiera tener opciones para decidir y finalmente ordena lo mismo.

-Un Latte doble. -Añadió sonriendo.-

-Es muy predecible.

-Creo que es el tipo de hombre al que no le gusta improvisar.

-Aburrido, no se por qué te gusta.

-¿Lo has visto de cerca? Es tan guapo, podría derretirme con su mirada.

-Eres increíble, cada semana tienes un crush con alguien diferente.

-De cualquier forma alguien como él no se fijaría en mí, esta fuera de mi liga.Debe tener una novia millonaria de piernas largas y cabellera brillante.

-¡Kay! -Gritó James.- ¿Quieres venir un momento? Sky encárgate de la caja.

-Ahora vuelvo, haz tiempo para que atienda al señor Whitham.





Comentarios

  1. Me tiene atrapada, en donde puedo comprar el libro?

    ResponderEliminar
  2. Saldrá el próximo año! estaré publicando fechas próximamente

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,