Ir al contenido principal

El hilo rojo.


 3

-¿Estoy enloqueciendo?

-¿Por qué lo dices?

-No lo sé, usted es el doctor, debería saberlo. -Respondió con la mirada perdida.-

-Sky yo no creo que se trate de eso. -Su teléfono sonó interrumpiendo la sesión.- Dame un minuto.

 Ella se levantó del diván, se puso su chamarra mientras él se distraía contestando la llamada.Lo observó y sin decir nada salió del consultorio.
Cuando él colgó tomó una profunda bocanada de aire, no podía decirle lo que sabía, estaría quebrantando su juramento de confidencialidad.

-Sky creo que debes darte otra oportunidad. -Guardó silencio al percatarse que ella se había marchado.-

Sky caminó por entre las calles, completamente ausente, recordando al hombre que amaba, la bella sonrisa de su hija y aquel terrible día en que los perdió.
Caminó sin darse cuenta hasta el mirador del puente Brooklyn, estaba sola, se secó las lágrimas  y cerró su chamarra, su cabello flotó cuando una ráfaga de aire la envolvió, como si sintiera compasión por su agobio.

-Sky. -Susurró Jonathan.-

-¿Qué haces aquí?

-Lo mismo me preguntaba. -Dijo lanzando sobre ella una mirada de extrañeza.- Planeaba lanzarme del puente pero entonces te vi y me preguntaba si la vida me estaba dando otra oportunidad. -Dijo lleno de ironía.-

-Tengo que irme.

Ella se dio la vuelta y él la sujetó del brazo.

-¡Quédate! Sé mi razón para no perder la fé.

Ella lo miró, sus ojos azules brillaron de una manera extraordinaria, sonrió incrédula de la decisión que estaba a punto de tomar.



Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks