Ir al contenido principal

El hilo rojo.


 3

-¿Estoy enloqueciendo?

-¿Por qué lo dices?

-No lo sé, usted es el doctor, debería saberlo. -Respondió con la mirada perdida.-

-Sky yo no creo que se trate de eso. -Su teléfono sonó interrumpiendo la sesión.- Dame un minuto.

 Ella se levantó del diván, se puso su chamarra mientras él se distraía contestando la llamada.Lo observó y sin decir nada salió del consultorio.
Cuando él colgó tomó una profunda bocanada de aire, no podía decirle lo que sabía, estaría quebrantando su juramento de confidencialidad.

-Sky creo que debes darte otra oportunidad. -Guardó silencio al percatarse que ella se había marchado.-

Sky caminó por entre las calles, completamente ausente, recordando al hombre que amaba, la bella sonrisa de su hija y aquel terrible día en que los perdió.
Caminó sin darse cuenta hasta el mirador del puente Brooklyn, estaba sola, se secó las lágrimas  y cerró su chamarra, su cabello flotó cuando una ráfaga de aire la envolvió, como si sintiera compasión por su agobio.

-Sky. -Susurró Jonathan.-

-¿Qué haces aquí?

-Lo mismo me preguntaba. -Dijo lanzando sobre ella una mirada de extrañeza.- Planeaba lanzarme del puente pero entonces te vi y me preguntaba si la vida me estaba dando otra oportunidad. -Dijo lleno de ironía.-

-Tengo que irme.

Ella se dio la vuelta y él la sujetó del brazo.

-¡Quédate! Sé mi razón para no perder la fé.

Ella lo miró, sus ojos azules brillaron de una manera extraordinaria, sonrió incrédula de la decisión que estaba a punto de tomar.



Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

El domo parte 2

Nada de lo que había pasado la noche anterior había sucedido realmente. Ese fue el primer pensamiento que Alexa tuvo al despertar. Se sentía mareada, como si no hubiera descansado en toda la noche, una fuerte ráfaga de aire entró por su ventana tirando al suelo el florero que estaba en la mesa. Corrió a cerrar la ventana y se cortó el pie con uno de los vidrios, entonces sujetó su pie y buscó un paño con el cual detener la sangre que brotaba y así poder llegar al baño para limpiar la herida. Abrió la llave del agua caliente de la bañera y se sentó a un lado, al retirar el paño se sorprendió al ver que estaba seco y limpio. El vidrio aún estaba incrustado en su pie pero no había sangre y la herida cerró tan pronto lo sacó. Recordó encantes que nunca había visto su sangre, nunca se había cortado, ni fracturado un hueso, nunca había faltado a la escuela a causa de una enfermedad, no sabía lo que era tomar medicinas. Cerró la llave cuando el baño se llenó de vapor, limpió el espejo con su

Regresa a mi...

Les comparto la portada del tercer libro de la serie #predestinados