Ir al contenido principal

Resignación

Jamás entendió su urgencia por llegar a casa de sus primos,como si se fueran a ir a alguna parte.
Ya era rutina, tener que levantarse temprano los sábados para irse a encerrar al menos durante 4 horas en las que sólo nos veíamos las caras sin hablar, solo por la simple compañía.

A veces él iba de malas o permanecía callado durante el desayuno, otras solo los miraba mientras ellos hablaban y de vez en cuando, para que  no notarán su distracción o pensaran que era desinterés sonreía y decía sí.

Clemence se quejaba de lo mal que estaba su esposa, lo desgastante que era estar atado a una mujer que no dejaba de quejarse y creer que estaba agonizando y,no estaba del todo mal, sí se estaba muriendo pero de tristeza por tanta monotonía. 
Marnie lo observaba y se limitaba a beber su té en espera de que su marido se ahogara con la fruta y cortara la conversación.
A pesar de todo se amaban, tenían 30 años juntos y ningún hijo que les recordará el pasado.

Alguna vez llevamos a los niños, Clemence me preguntó completamente desesperado  ¿cómo era tener hijos? Supuso que debía ser terrible para mí tener  que lidiar con esas pequeñas personitas de carácteres diferentes y manos llenas de dulce. 
Lo miré y después observé a mis hijos, le dije que a veces eran desesperantes pero al final del día, una sonrisa o un abrazo de ellos era más que suficiente para hacerme feliz y olvidar el peor de los días.

Él se sentó en su sofá, pensativo y no volvió a hablar el resto del día.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,