Ir al contenido principal

Mientras tu no estas.

Él jamás reconocía todas las cosas que Aby hacía.Se limitaba a sentarse en la mesa y comer lo que le servía mientras la ignoraba por completo atendiendo sus asuntos.
Cuando terminaba se levantaba de la mesa y se iba a la habitación.Ella se quedaba varias horas más en la cocina limpiando todo el tiradero.

A veces se dormían a la misma hora pero por lo general ella se despertaba 2 horas antes para dejar todo listo en su casa antes de irse a trabajar, claro que él jamás notaba eso.

Poco le importaba si se sentía triste, si estaba feliz, ignoraba su conversación, sus sueños, sus esperanzas, fijaba su mirada en el celular y ni siquiera volteaba a verla a los ojos hasta que un día ella simplemente comenzó a actuar de la misma forma en que él lo hacía.

Las cosas en la cocina eran diferentes, mientras su esposo se dedicaba a denigrar su trabajo alguien elogiaba su empeño, la hacía sentir útil, importante.

Aby estaba sentada en uno de los bancos de la cocina, el servicio había terminado pero ella aún no se marchaba, sollozaba en medio de la penumbra creyendo que estaba sola, aquella mañana había peleado con Ben.

El chef Da Silva se acercó a ella sorprendiéndola con un plato de Sacher. Se levantó de inmediato y lo miró con sorpresa.

-¡Chef!

-No hay nada en el mundo que alivie una pena más que un delicioso pastel. -Dijo sonriéndole.

-Discúlpeme no volverá a pasar.

-No te estoy recriminado, en realidad admiro tu temple, tus ganas de aprender y tu talento.

-Gracias, será mejor que me vaya, es tarde y deben estar esperándome.

Aby salió corriendo de la cocina, jamás creyó que Da Silva, un hombre que parecía tener un pésimo carácter en la cocina tuviera ese detalle con ella.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,