Ir al contenido principal

Primer amor

-¿No dices nada?

-Te fuiste tan repentinamente, dejaste de escribirme. Pasé una semana sin saber de ti Joshep. No sabía que sucedió, no tenía explicaciones. Me diste unas ores y desapareciste de mi vida. Ahora reapareces y no sé qué pensar. No es que no tengo sentimientos por ti o que no te haya extrañado.

Joshep acercó su frente a la de Irina y entre murmuraciones continuaron la conversación.

-Lo siento, tenía que pensar bien las cosas.

Irina se separó de él y dio dos pasos atrás dándole la espalda.

-¿Qué cosas?

-Nosotros. Me gustas mucho pero me frustra no poder salir contigo -dijo acercándose a ella-. Quiero que seas mi novia, quiero estar a tu lado para cuando me necesites. Enfrentaré a tu padre de ser necesario.


Él la tomó de la mano, la volteó hasta tenerla frente a frente y la fue acercando lentamente hasta que sus labios se encontraron casi sin distancia. La respiración de ambos se aceleró conforme se acercaron. La presión de los labios hizo que ella contuviera un suspiro. Los labios de Joshep lentamente abrieron la boca de Irina. Sorprendida se dejó llevar por esa nueva sensación desconocida pero excitante. Con total agilidad Joshep deslizó su lengua suavemente al interior de la boca de Irina acariciando lentamente la suya. El dulce sabor de sus labios cálidos, suaves, fundidos en uno sólo con los de él. Su suave piel porcelana, sonrojada ante la intensidad del momento, el primer beso que le quitó por completo el aliento.
Una corriente eléctrica recorrió sus cuerpos, Irina abrazó el cuello de Joshep instintivamente y él la sujetó fuerte de la cintura acercándola a torso. Luego de ese intenso beso Joshep juntó su frente contra la de ella, tratando de recobrar el aliento ante la intensidad de sus sentimientos. Le susurró.

-Estoy perdidamente enamorado de ti, cada día que pasa me haces más falta que el anterior. Simplemente ya no puedo vivir sin ti Irina, te necesito, jamás imagine que sentiría algo así por alguien. Me gustaría que fueras mi novia.

La declaración de Joshep hizo que a Irina le temblaran las piernas, sintió la intensa necesidad de continuar besándolo, pero se contuvo. Sin embargo él no lo hizo y volvió a besarla. El beso correspondido de ella lo sorprendió. El celular sonó, interrumpiendo el apasionado beso.


Irina contestó jadeando, tratando de tomar una bocanada de aire entre cada palabra. Su tía le ordenó que regresara de inmediato a la cafetería, respondiendo ante la pregunta de por qué estaba sofocada diciendo:

 -Estoy caminando, diez minutos más -colgó de inmediato diciéndole a Joshep que necesitaba regresar al trabajo-. Son las cinco, le pedí diez minutos más a mi tía pero debo cumplir o de lo contrario ya no me dará permiso de salir.

-De acuerdo. ¿En dónde nos quedamos?

Joshep abrazó a la joven, la besó apasionadamente en los labios sujetando con una mano su cuello y con la otra su cintura. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

El domo parte 2

Nada de lo que había pasado la noche anterior había sucedido realmente. Ese fue el primer pensamiento que Alexa tuvo al despertar. Se sentía mareada, como si no hubiera descansado en toda la noche, una fuerte ráfaga de aire entró por su ventana tirando al suelo el florero que estaba en la mesa. Corrió a cerrar la ventana y se cortó el pie con uno de los vidrios, entonces sujetó su pie y buscó un paño con el cual detener la sangre que brotaba y así poder llegar al baño para limpiar la herida. Abrió la llave del agua caliente de la bañera y se sentó a un lado, al retirar el paño se sorprendió al ver que estaba seco y limpio. El vidrio aún estaba incrustado en su pie pero no había sangre y la herida cerró tan pronto lo sacó. Recordó encantes que nunca había visto su sangre, nunca se había cortado, ni fracturado un hueso, nunca había faltado a la escuela a causa de una enfermedad, no sabía lo que era tomar medicinas. Cerró la llave cuando el baño se llenó de vapor, limpió el espejo con su

Regresa a mi...

Les comparto la portada del tercer libro de la serie #predestinados