Ir al contenido principal

Primer amor.

El teléfono de Joshep estaba apagado. Irina tuvo que conformarse dejándole un mensaje. Matt pasó por ella poco antes de las tres.

-¿Estas enojada?


-No, contigo no. Estoy molesta con mi padre 

-¿Ya hablaste con Joshep?

-Intenté llamarlo pero no contestó. ¿Te vas a quedar conmigo toda la tarde?

-No, ahora que no estas tenemos más trabajo en la cafetería. Tú papá me dio la orden de dejarte en casa. Dijo que te llamaría toda la tarde y más vale que le contestes.

-Vaya qué novedad -dijo triste con la mirada perdida en la ventana.

-La próxima semana pasaré a su o cina. Intentaré convencerlo de que te dé más libertades.

-Gracias, Matt.

Por alguna extraña razón que Irina desconocía, Matt no fue reprendido por la osadía de ayudarla, pero eso no importaba.
Irina tomaba un poco de aire en la terraza del jardín trasero cuando escuchó que alguien llamaba a la puerta.
Entró a la casa y bajó las escaleras desganada, cuando el timbre volvió a sonar insistente, de un brinco llegó a la puerta abriéndola con rapidez, sus ojos apenas daban crédito a lo que veía.

-¡Joshep!- dijo sorprendida, guardó silencio un segundo y volvió a repetir su nombre esta vez en tono de reclamo-. ¡Joshep! qué haces aquí debes irte si mi padre se entera me matará, te matará, nos...

-¡Cálmate! ya entendí nena -Joshep se escabulló entrando a la casa como si fuera un ladrón. Cerró la puerta. Intempestivamente sujetó con sus manos el rostro de Irina y la besó apasionadamente, intentando arrancarle hasta el último aliento–. Sólo me quedaré un momento, hablé con Matt me lo contó todo.

-Nos meteremos en un problema...

-Descuida ya te dije que me iré pronto, Enrique me está esperando. Tienes que asegurarme que nos veremos este viernes.

-No puedo Joshep, no puedo asegurártelo. No hay manera de que salga sin que él se entere.

-Pues tenemos que buscar una excusa Irina, tu cumpleaños es el viernes y quiero estar contigo.

-Yo también quiero estar contigo Joshep, pero lo veo imposible.

-El sábado es más complicado, como lo veo.

-El sábado es la cena de beneficencia del club.

-De acuerdo, entonces el viernes será.

Irina pensó un momento, como podría salir sin que su padre se enterara. 

-¡Ya se! Mañana no iré a la escuela.

-Irina creo que esa es una idea totalmente absurda.

-No, es perfecta Joshep, cómo pude olvidarlo. Pasado mañana iremos al museo de historia natural en la capital, nadie sabrá que no fui, si no subo será como si nunca hubiera ido.

-Irina es perfecto, pasaremos todo el día juntos. ¿A qué hora tienes que volver? 

Irina pensó por un momento.

-Me parece que a las ocho...

Sonrió emocionada por la idea de ver a Joshep a solas sin tener que depender de Matt o de tener que pensar sobre escusas para su padre. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks