Ir al contenido principal

Primer amor

A Joshep le gustaba llegar a La Finca antes que Irina entrara a trabajar. Se sentaba junto al gran ventanal de cristal y esperaba paciente a que ella apareciera al nal de la calle. Le fascinaba ver como se amarraba el cabello y miraba su celular veri cando la hora antes de entrar a la cafetería. No solía ser muy puntual.

Cuando nalmente entraba, le dedicaba una sonrisa y se dirigía a la barra. Raras eran las veces en que se acercaba a saludarlo con un beso en la mejilla, especialmente si Matt estaba en la cafetería.
Joshep se apresuraba a terminar su café para llamar a Irina y poder platicar con ella aunque sólo fuera unos segundos.

Lucille observaba como se iban enamorando con el paso de los días. Sonreía al recordar a su primer amor, Ricardo, el padre de Matt.

Matt comenzó a dedicar gran parte de su tiempo en conocer a Joshep, si de verdad tenía un interés verdadero en su prima, antes debería pasar por su aprobación.

-Espero que Matt no te haya hartado con sus preguntas y comentarios, a veces puede ser molesto, sobre todo si de alejarme pretendientes se trata -inmediatamente, Irina se sonrojó y el arrepentimiento invadió su rostro, no podía creer que hubiera llamado a Joshep “pretendiente”. Ni siquiera estaba segura de que lo fuera.

-Me parece bien que se interese por ti. Eso habla bien de él.

-A veces creo que disfruta viéndome sola, encerrada en mi rutina escuela-trabajo, trabajo-escuela, servicio social los nes de semana.

-No lo disfruta es sólo que eres muy joven y quiere protegerte.

-¿Tú también lo piensas? -dijo desilusionada.

-¿Qué?

-Que soy muy joven para poder relacionarme con los demás, salir con chicos, ir a estas... divertirme. Así tuviera cincuenta, creo que seguiría siendo muy joven para mi padre.

-Si fueras mi hermanita no te dejaría hacerlo. Nunca sabes las intenciones de las personas.

-Pero no lo soy -Irina lo miró fijamente–. Soy una mujer.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,