Tal como fue.

-No creí que se atrevería a venir, debo reconocer que tiene...valentía.

-Necesitaba hablar contigo.

-¿Qué quiere? ¿Lo mandó mi padre?

-Vine por cuenta propia. Considero que, quiero que sepas que cuentas conmigo, estoy de tu lado, yo tampoco sabía nada, de haberlo sabido no lo habría permitido.

-Cómo pretende que le crea, usted estaba ahí.

-Y me costó entender lo que estaba pasando. De verdad lo lamento.

-Si me disculpa tengo cosas que hacer.

-Solo te tomará un minuto.

-Lo escucho.

-Hablé con tu padre, él quiere enmendar el daño que te hizo así que esta dispuesto a reconocerte legalmente.

-¿Para qué?

-Tienes el derecho y él l obligación de apoyarte, de incluirte en su testamento de darte lo que te negó en un principio.

-Al parecer no esta al tanto de los hechos. Él no me negó nada solo decidió omitir ciertos detalles respecto a su vida -respondió irónico.

-Te molesta.

-Tanto como es posible claro.

-Lamento escucharlo.

-Olvidaba que era su amigo.

-Y no lo estoy defendiendo Craig solo intento entender tu situación.

-Sí, no puede imaginar el profundo odio que le profeso desde el momento en que descubrí la verdad.

El doctor Nolan se quitó los anteojos y caminó hasta el balcón del portico.

-De verdad lamento mucho que te hayas enterado de esa forma -respondió con un nudo en la garganta-, quiero que sepas que de ninguna manera lo justifico y yo no sabía nada tampoco, créeme que jamás lo habría permitido.

-Yo también. Escuche si me disculpa tengo que irme, tengo que ir a la morgue.

-¿A la morgue?

-Tengo que identificar a alguien, es un favor personal.

-Yo tengo que volver a Nueva York -sacó una tarjeta de su saco-, llámame tan pronto como estés listo para hablar con él.

-O.k.



Comentarios

Entradas populares