Ir al contenido principal

Tal como fue.

-No creí que se atrevería a venir, debo reconocer que tiene...valentía.

-Necesitaba hablar contigo.

-¿Qué quiere? ¿Lo mandó mi padre?

-Vine por cuenta propia. Considero que, quiero que sepas que cuentas conmigo, estoy de tu lado, yo tampoco sabía nada, de haberlo sabido no lo habría permitido.

-Cómo pretende que le crea, usted estaba ahí.

-Y me costó entender lo que estaba pasando. De verdad lo lamento.

-Si me disculpa tengo cosas que hacer.

-Solo te tomará un minuto.

-Lo escucho.

-Hablé con tu padre, él quiere enmendar el daño que te hizo así que esta dispuesto a reconocerte legalmente.

-¿Para qué?

-Tienes el derecho y él l obligación de apoyarte, de incluirte en su testamento de darte lo que te negó en un principio.

-Al parecer no esta al tanto de los hechos. Él no me negó nada solo decidió omitir ciertos detalles respecto a su vida -respondió irónico.

-Te molesta.

-Tanto como es posible claro.

-Lamento escucharlo.

-Olvidaba que era su amigo.

-Y no lo estoy defendiendo Craig solo intento entender tu situación.

-Sí, no puede imaginar el profundo odio que le profeso desde el momento en que descubrí la verdad.

El doctor Nolan se quitó los anteojos y caminó hasta el balcón del portico.

-De verdad lamento mucho que te hayas enterado de esa forma -respondió con un nudo en la garganta-, quiero que sepas que de ninguna manera lo justifico y yo no sabía nada tampoco, créeme que jamás lo habría permitido.

-Yo también. Escuche si me disculpa tengo que irme, tengo que ir a la morgue.

-¿A la morgue?

-Tengo que identificar a alguien, es un favor personal.

-Yo tengo que volver a Nueva York -sacó una tarjeta de su saco-, llámame tan pronto como estés listo para hablar con él.

-O.k.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks