Ir al contenido principal

primer amor

Lucille entró a la cafetería angustiada. Saludó a su hijo con un beso en la mejilla, quien de inmediato aprovechó para preguntar por su prima.

-¿En dónde está Irina?

-Salió por unas cosas que le pedí.

Matt volteó a ver a su tío en busca de aprobación ante la explicación dada por su madre. Jack bebió un sorbo de su café. Con un movimiento de su mano le ordenó a su sobrino se acercara a la mesa.
Lucille se acercó a la máquina de capuchino dando unas instrucciones a sus empleados. Mientras Matt se acercaba a la mesa de su tío palideció, y un sudor frio le recorrió el cuerpo, estremeciéndose al ver que Irina se aproximaba a la cafetería de la mano de Joshep. Era muy tarde para distraerlo. Las carcajadas de ambos lo hicieron voltear, y de inmediato se levantó de la silla al ver que su hija venía tomada de la mano de un extraño. La sonrisa que iluminaba el rostro de la joven se difuminó por completo al ver a su padre.

-¡Mi padre! -murmuró espantada al tiempo que soltaba la mano de Joshep. Entró a la cafetería temerosa de lo que pudiera pasar, dejando a Joshep parado cerca de la puerta y sin emitir ningún sonido.

-¿Y bien, me quieren explicar que está sucediendo?- Jack observó con recelo a Matt y a Lucille. Después dirigió su fría mirada a Irina, los tres permanecieron callados.

Joshep se armó de valor y se acercó irguiendo la espalda y levantando su rostro para presentarse, intentando externarle respeto en todo momento a su “suegro”.

-Joshep Duncan señor, mucho gusto.

Con una mirada hostil y receloso Jack extendió su mano para dársela a Joshep. Había tal tensión en el ambiente que de pronto Irina sintió que no podía respirar.

-¿En dónde estabas?

-Estaba en... fui por unas cosas.

-¿Qué cosas?

Lucille se aproximó de inmediato tratando de cubrir a Irina.

-¿También en eso te tiene que dar explicaciones tu hija?


-Ese no es asunto tuyo Lucille.

-Claro que lo es Jack, es mi negocio y no me gusta que se hable de los manejos internos con extraños o familiares -dijo Lucille manteniendo una postura digna, tratando de distraer a Jack.

Jack le dio un último sorbo a su café. Se levantó de la silla y tomó a Irina del brazo. Se dirigió a la salida lanzando una mirada de decepción hacia Lucille y la sacó sin decir una palabra.
Matt y Joshep se quedaron perplejos ante lo que acababan de presenciar. Lucille palideció y se sentó en la mesa viendo cómo se llevaba a la joven sin oponer resistencia. La trataba como si fuera una muñeca sin voluntad.

-¿Qué pasó Joshep? ¿A dónde llevaste a Irina?  -fuimos a caminar, solo eso Matt.

-¿Por qué diablos tenías que sacarla del trabajo?


-Quería hablar con ella y le pedí permiso a tu madre. ¿Dime cuántas veces ha venido su padre a verla desde que la frecuento? Justo hoy tenía que hacerlo, yo cómo iba a saberlo. Además tu mamá la llamó diciéndole que regresara, pero no la advirtió a que estaba su padre aquí.

-¡Vaya problema! Esperemos que no la regañe muy feo -le pedí que fuera mi novia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks