Ir al contenido principal

primer amor

Joshep la observaba con detenimiento mientras hablaba.

- Al menos creció con una gura paterna -dijo lamentándose-. Mi padre nos dejó cuando tenía once años, se fue con su amante... de todas las cosas que vivimos como familia lo único que recuerdo es la noche en que se marchó. Mi madre pasó por una terrible depresión y prácticamente me tuve que encargar de Hanna, mi hermana. Quizá por eso me ve como su padre, siempre me consulta sus decisiones. A veces papá llamaba para preguntar como estábamos, hasta que un día dejó de hacerlo... no he hablado con él desde entonces, no tengo idea si vive o no. Creo que no puedes extrañar a alguien que no ha estado para ti.

-Dejemos de hablar de cosas tristes. Oye conozco un lugar que no queda muy lejos de aquí. Es un lago divino. Podríamos ir a remar, ¿te parece?

-Era mi siguiente sugerencia señorita Brooks, pero primero terminaremos de desayunar.

-Todo esta delicioso Joshep, pero no tengo tanta hambre. Desayuné algo en casa antes de salir, preferiría ir al lago a remar.

-De acuerdo.

Irina y Joshep pasaron el resto de la mañana remando, despreocupados y riéndose de tonterías. Joshep se alejó de los demás botes hasta llegar a un embarcadero en lo que parecía un terreno inexplorado. Irina se puso un poco nerviosa cuando se vio completamente sola con él, su respiración se agitó y él notó su angustia.

-Ven -la sujetó fuertemente de la mano y la ayudó a bajar del bote. La dirigió por un sendero lleno de hojas secas mientras una parvada de cisnes se acercaba nadando. Sin soltarla de la mano, y al percatarse de su distracción, se detuvo frente a un árbol que estaba repleto de nombres y corazones. Sacó una navaja y comenzó a tallar sus nombres entrelazados.

-Hay una leyenda en torno a éste árbol... es considerado como el árbol de los deseos, dicen que si la pareja enamorada graba su nombre en él, estarán juntos por siempre.

-Qué lindo Josh, es realmente romántico.

-Josh -repitió él-, Hanna me dice así. Es extraño escucharlo de tu boca.

Joshep tomó de la mano a Irina acercándola lentamente hacia él. Besó tiernamente su frente, la miró jamente a los ojos y acaricio suavemente su cabello. Sujetó su rostro y poco a poco se fue acercando hasta sentir el calor de sus labios, ambos cerraron los ojos. Después del beso, él pegó su nariz contra la de ella susurrando.

-Feliz cumpleaños amor mío, cada día que pasa me haces más falta que el anterior. Simplemente ya no puedo vivir sin ti Irina, te amo como jamás he amado a alguien, ahora que eres mayor de edad podemos planear estar juntos.
La declaración de Joshep hizo que a Irina le temblaran las piernas y se sonrojara poco más de lo habitual, sintió la intensa necesidad de besarlo y así lo hizo. De pronto no le importó llegar hasta el nal con él, amarlo...sentirlo acariciando su cuerpo hasta fundirse en uno, pero Joshep sabía controlar sus ímpetus. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks