Ir al contenido principal

primer amor

-Me trajiste a ver una película que no es de tu interés... ¿por qué?

-Te traje porque quería admirarte con total plenitud sin que me pusieras caras o te pusieras nerviosa. Eres realmente hermosa, cuando estoy contigo es como si el tiempo se detuviera, nada importa.

-No lo digas por favor.- suplicó triste - Me haces sentir inalcanzable.

-A veces así lo creo Irina.

Al salir del cine caminaron de regreso al estacionamiento. Bajo el ocaso, Joshep abrió la puerta del auto, mientras Irina se apresuraba a subir, Joshep lo rodeo por atrás y entró quedándose pensativo un momento. De inmediato sacó una cajita que se encontraba escondida bajo el asiento.

-¿Recuerdas que la vez que te di las ores pensé que hubiera sido mejor darte algo que pudieras llevar contigo y te hiciera pensar en mí?

Joshep abrió lentamente la caja y le entregó a Irina un reloj de bolsillo antiguo de oro blanco. Las grecas que cubrían la tapa la distrajeron por completo.

-Mi abuelo se lo dio a mi abuela el día que se casaron...

-¡Joshep!- Irina sacó los ojos con sorpresa. -No puedo aceptar esto. Es muy valioso para ti, deberías conservarlo.


-Déjame terminar nena. Mi abuela me lo dio antes de morir, con la promesa de que se lo diera a la mujer que amara para toda la vida, pero hay más.- Joshep lo volteó para que pudiera ver una pequeña cerradura que tenía al reverso.

-¿Qué hay adentro Josh? ¿Y la llave?

-Cuando te entregue la llave Irina, mi amor, será como un símbolo de mi propuesta matrimonial.

Irina abrazó emocionada a Joshep, sabía que la amaba. No había mejor forma de demostrarlo. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,