Ir al contenido principal

El hilo rojo.

Anna entró a la oficina de Warren, se quedó parada junto a la puerta un par de segundos antes de que él la invitara a sentarse.
Warren era un hombre maduro, tendría al menos 30 años y ella casi 18. Era sumamente atractivo, tenía los ojos verdes y el cabello rubio, barba tupida perfectamente delineada. Le sonrió, como si hubiera estado esperado ese momento desde que la conoció y con un movimiento de su mano le indicó donde debía sentarse.
Él tenía algo en su mirada que le provocaba cierta incomodidad.

-Siéntate por favor. ¿Te ofrezco algo de tomar?

-Estoy bien gracias.

-Supongo que tu presencia aquí no se trata de una simple visita -Anna movió la cabeza y bajó la mirada-. ¿Consideraste mi oferta?

-Sí.

-Asumo entonces que aceptas mi propuesta.

-Eso depende.

-¿De qué?

-De que usted este de acuerdo en dos cosas.

-Háblame de tú, me haces sentir viejo.

-Lo siento -se sonrojó.

-Te escucho.

-Aún no cumplo 18, no quiero meterlo en problemas.

-De eso me encargo yo, ¿Cuál es la segunda?

-Quiero asegurarme de que mis funciones sean exclusivamente las que acordamos.

-Escucha, sé que no tengo una buena reputación pero te garantizo que estarás a salvo aquí, me aseguraré de que nadie te ponga las manos encima, firmarás un contrato y no harás nada que no venga implícito en el mismo.

-Respecto a los horarios...

-Seré flexible, entiendo que estas estudiando.  ¿Algo más?

-No quiero usar mi nombre verdadero.

-Puedes llamarte como quieras.Entonces Anna, ¿cuándo deseas empezar?

-Esta misma noche si así lo quieres.

-Le diré a Miriam que te de tu uniforme.

-Oh, entonces tendré que usar esa diminuta falda...vaya.

-¿Hay algún problema?

-No, es solo que no suelo vestirme tan ajustada, esta bien es el uniforme, creo -dijo tratando de convencerse.

-Anna, relajate, estarás bien.






Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

El domo parte 2

Nada de lo que había pasado la noche anterior había sucedido realmente. Ese fue el primer pensamiento que Alexa tuvo al despertar. Se sentía mareada, como si no hubiera descansado en toda la noche, una fuerte ráfaga de aire entró por su ventana tirando al suelo el florero que estaba en la mesa. Corrió a cerrar la ventana y se cortó el pie con uno de los vidrios, entonces sujetó su pie y buscó un paño con el cual detener la sangre que brotaba y así poder llegar al baño para limpiar la herida. Abrió la llave del agua caliente de la bañera y se sentó a un lado, al retirar el paño se sorprendió al ver que estaba seco y limpio. El vidrio aún estaba incrustado en su pie pero no había sangre y la herida cerró tan pronto lo sacó. Recordó encantes que nunca había visto su sangre, nunca se había cortado, ni fracturado un hueso, nunca había faltado a la escuela a causa de una enfermedad, no sabía lo que era tomar medicinas. Cerró la llave cuando el baño se llenó de vapor, limpió el espejo con su

Regresa a mi...

Les comparto la portada del tercer libro de la serie #predestinados