Ir al contenido principal

Día 16.

¿Mencioné que él era mi cómplice de aventuras?

Lo conocí cuando cumplí 9 años aunque ya lo había visto en varias ocasiones en el patio, yo corría atrás de los coches, me escondía y veía como se despedía de mi tia, en aquel entonces era solo el pretendiente de mi tía, ni novios, ni amigos, solo alguien interesado en ser parte de la familia.

Tenía un coche blanco y ella una foto de él en su moto de carreras sobre su buró.

Recuerdo que me dio dos cosas, una pistola llavero que hacía sonidos y que cuando me la dio me pareció el regalo más fabuloso del mundo. Aún lo tengo guardado.

Y una lotería por mi cumpleaños.

Yo era como ese animalito perdido que busca un poco de afecto. Mi padre nos abandonó cuando tenía 3 años, de él solo tenía el apellido y un perro, un enorme y bellísimo Lassi al cual llamamos payaso.
Payaso porque cuando mi mamá dejó la casa donde vivía con mi papá, el primero en subirse al auto fue el perro, como si estuviera dispuesto a conducir con tal de no dejarnos.
De mi padre recibía un montón de regalos por año, siempre el mismo días, tal vez en mi cumpleaños, los enviaba con el chofer pasadas las 4 de la tarde.
Éste bajaba los regalos y yo no entendía qué pasaba, solo que todos eran para mi, una mansión de barbie, pelotas, juguetes costosos. A mi papá nunca lo ví.

Crecí sin una figura paterna, aunque siendo honestos no la creí necesaria. No, sino hasta que mis amigas hablaban de su papá o de su familia y entonces me preguntaba, cómo era vivir con una persona que no fuera mamá.

Cuando mis tíos se casaron, se quedaron a vivir con mis abuelos. A él lo veía todos los días cuando se iba a su taller, era extraño ver a otro hombre en la  casa que no fuera mi abuelito.
Pero poco a poco se hizo más familiar su presencia.

Él sabía escuchar, reía con mis chistes, me daba consejos, me hablaba con cariño y era cómplice de mis aventuras.
Él llamó por mi al chico que me gustaba para que no tuviera que enfrentarme a las preguntas de su madre, él era mi amigo.

Me llevó por primera vez al antro, a él le dije que tenía novio y cómo lo había conocido, no recibí un regaño sino un "ten cuidado".
Él siempre se alegraba con mis logros y lloraba con mis fracasos, él me llevó a la universidad el primer día, era mi padre, al menos lo fue.

Mis tíos no tuvieron hijos pero tenían un montón de sobrinos, unos más queridos que otros e incluso hasta a mi perro lo llegó a querer como si fuera el suyo.

A veces parece que he vivido toda mi existencia sumida en un sueño.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks