Ir al contenido principal

Día 17.

La gran persona que era.

Nunca imaginas la cantidad de personas que pasan por tu negocio, con las que platicas y estrechas lazos. La mayoría de las veces crees que las personas están ahí solo ocupándose de sus asuntos sin intimidar.
Consideraba que mi tío era callado, no me di el tiempo de conocerlo mejor, sabía que era buena persona, que sabía escuchar, era tranquilo pero cuando se enojaba explotaba y azotaba la puerta y salía de la casa queriendo un respiro de todo lo que lo agobiaba.
Tenía dos hermanos, él era el de enmedio. Sobre el que recaía el peso de ganarse a los demás por sus méritos y no por ser el más pequeño o el mayor.

Los viernes Erick, el menor de los tres venía a visitarlo, tomaban una cerveza, platicaban un par de horas, se sentaban en la terraza y antes de irse empezaba a quejarse sobre sus carencias, entoces mi tío sacaba un fajo de billetes y se lo daba.
 Esa fórmula la repetía Erick con frecuencia, así obtuvo la casa donde vivía, el coche y dinero para las colegiaturas de sus hijos. ¿Mencioné que Erick no tenía un trabajo estable?

Cuando regresaba al taller a trabajar, por ahí de las 5 de la tarde, el sol entraba por la ventana izquierda, él se sentaba frente al torno y entonces entraba un cliente, le platicaba sobre los problemas que había tenido aquel día y la falta de dinero que tenía, lo mucho que necesitaba su moto, mi tío entonces no le cobraba, sonreía, ajustaba sus lentes y le daba una palmada en la espalda "lo dejamos para la otra" decía.

Cierto o no, tenía un gran corazón, siempre estaba dispuesto a ayudar a los demás.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

El domo parte 2

Nada de lo que había pasado la noche anterior había sucedido realmente. Ese fue el primer pensamiento que Alexa tuvo al despertar. Se sentía mareada, como si no hubiera descansado en toda la noche, una fuerte ráfaga de aire entró por su ventana tirando al suelo el florero que estaba en la mesa. Corrió a cerrar la ventana y se cortó el pie con uno de los vidrios, entonces sujetó su pie y buscó un paño con el cual detener la sangre que brotaba y así poder llegar al baño para limpiar la herida. Abrió la llave del agua caliente de la bañera y se sentó a un lado, al retirar el paño se sorprendió al ver que estaba seco y limpio. El vidrio aún estaba incrustado en su pie pero no había sangre y la herida cerró tan pronto lo sacó. Recordó encantes que nunca había visto su sangre, nunca se había cortado, ni fracturado un hueso, nunca había faltado a la escuela a causa de una enfermedad, no sabía lo que era tomar medicinas. Cerró la llave cuando el baño se llenó de vapor, limpió el espejo con su

Regresa a mi...

Les comparto la portada del tercer libro de la serie #predestinados