Día 19.

Entrada la tarde del lunes regresamos todos a nuestras actividades normales, olvidamos el asunto, lo que había pasado, decidimos enfocarnos en el futuro, porque creímos que existía uno.
Ese día hizo mucho calor, los niños salieron tarde de la escuela, tenían mucha tarea, tenían que hacer un proyecto, estudiar.

Por la noche cenaron rápido y después de contarles un cuento los metímos a la cama y se fueron a dormir.
Mi esposo y yo cenamos en silencio, yo escuché a mi tío caminando por el patio, revisando que las puertas estuvieran cerradas, lavarse las manos y apagar las luces.

No nos sentíamos solos cuando teníamos que pasar largas noches cuidando al bebé.

Comentarios

Entradas populares