Ir al contenido principal

día 18.

Las actividades de la escuela eran agobiantes, durante la semana tuvimos dos juntas y una ceremonía.
Terminé de cocinar y salí a tirar la basura, él estaba en la puerta sujetando una moto.
Hablaba con un cliente y reía a carcajadas, no quise interrumpir, preferí darme la vuelta y volver a la casa.

Como pasaba el resto de la semana lo único que no hacíamos era hablar, a veces obvias la presencia de las personas, te parece que siempre estarán ocupando el mismo lugar, haciendo las mismas cosas y resulta que no.

Mi tío tenía un taller exclusivo para motos.
Él provenía de una familia adinerada que tenía una empresa de fundición de metales, mi tía, su esposa era secretaria, así se conocieron.
Cuando la empresa quebró por las malas administraciones de la familia y el sindicato se apoderó de las instalaciones, él se quedó sin trabajo y con una mala reputación.
Entonces mi familia lo apoyó y lo ayudó a emprender, una de las hermanas de mi tía le rentó un local, así puso su taller, su hobbie se convirtió en su oficio y así empezó todo.

Pasaba la mayor parte del día trabajando, a veces salía a probar las motos, recorría las calles saludando a todos los que se encontraba en su camino y lo conocían.
Su taller cumpliría 15 años pero emprender no fue fácil.

Había días en los que no se paraba ni una mosca en el lugar, de pronto las cosas empezaron a mejorar y un día tuvo clientes, no sabía componer las motos en su totalidad pero eso no lo detuvo para aprender hasta que se hizo experto y empezó a tener contratos de empresas importantes.
Él vio crecer su negocio atraves de los años.
Saber que lo encontraría trabajando si pasaba por la calle me hacía sentir segura.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

El domo parte 2

Nada de lo que había pasado la noche anterior había sucedido realmente. Ese fue el primer pensamiento que Alexa tuvo al despertar. Se sentía mareada, como si no hubiera descansado en toda la noche, una fuerte ráfaga de aire entró por su ventana tirando al suelo el florero que estaba en la mesa. Corrió a cerrar la ventana y se cortó el pie con uno de los vidrios, entonces sujetó su pie y buscó un paño con el cual detener la sangre que brotaba y así poder llegar al baño para limpiar la herida. Abrió la llave del agua caliente de la bañera y se sentó a un lado, al retirar el paño se sorprendió al ver que estaba seco y limpio. El vidrio aún estaba incrustado en su pie pero no había sangre y la herida cerró tan pronto lo sacó. Recordó encantes que nunca había visto su sangre, nunca se había cortado, ni fracturado un hueso, nunca había faltado a la escuela a causa de una enfermedad, no sabía lo que era tomar medicinas. Cerró la llave cuando el baño se llenó de vapor, limpió el espejo con su

Regresa a mi...

Les comparto la portada del tercer libro de la serie #predestinados