Ir al contenido principal

1462 días

4 horas, 20 minutos y 15 segundos.

Esperando a que él finalmente tomara sus maletas y saliera de la casa. Estaba descubierto, aún así negó todo, me culpó, culpó a las circunstancias y luego de eso se paró en la entrada y amenazó con una demanda. No pasó mucho tiempo antes de que la abogada llamara a la puerta, él abrió, ella me sonrió, lo llamó por su nombre y le entregó un sobre, ni siquiera se tomó la molestia de presentarse simplemente se dio la vuelta y antes de llegar a su auto agregó "y no está a su consideración".

Él se giró, me miró lleno de furia y aventó la hoja al suelo, en el interior estaba temblando pero mantuve la compostura, las niñas bajaron las escaleras, lo observaron tensas, la mayor le gritó, si tocas a mamá llamaré a la policía. Él tomó una profunda bocanada de aire, se volteó hacia donde ellas se encontraban y se acercó con ternura.

-Siempre seré su papá y estaré para ustedes. Su mamá y yo...

-Sabemos lo que pasó y no queremos volver a verte, nunca.

El corazón se me estrujó, nunca les pedí que lo odiaran, me arrepentí por haberlas puesto al tanto de la situación.

Él se volteó a ver a la más pequeña, ella se ocultó detrás de su hermana. Entonces se volvió hacia mí, contuvo sus palabras, tomó su maleta y salió de la casa azotando la puerta.

Las niñas corrieron a mis brazos, estábamos solas las 3, completamente solas en el mundo y lejos de la poca familia que nos quedaba.

14 años tirados a la basura por una infidelidad, 14 años en los que cedí parte de mi tiempo de mi espacio de mi vida con tal de hacerlo feliz, en los que rechacé un empleo para que él no se sintiera menos, en los que traté de ser comprensiva, darle libertad. ¿A dónde se había ido el tiempo?, ¿en dónde quedaba el amor?

No quería que mis hijas pensaran que el amor eterno no existía, existía en mí hacia ellas, en mi madre hacia mí y en aquellos amigos que sin pedirles tiempo estaban cuando los necesitaba.

No podía volver a casa, la abogada me había dado un plazo para la absoluta disolución del matrimonio, me quedaría con el 50% de sus ingresos y lo acusaría de adulterio. Mis hijas tendrían siempre a su padre, al menos eso esperaba, eso fue lo que él dijo pero yo no podía perdonarlo, me había humillado, roto el corazón. Quizás con el tiempo sanaría eso aún no lo sabía.

4 años soporté sus mentiras, 4 años me engañé a mi misma y esa era la parte que más me dolía porque a final de cuentas siempre supe la verdad pero tenía miedo, no quería destruir a mi familia. Lo cierto era que él se encargó de eso, no yo, no era mi culpa, ¿o si?

Lloré cuando las niñas se fueron a dormir, sentía un hueco en el estómago y a alguien sentado sobre mi pecho, me costaba tragar saliva, quería morir pero estaban ellas y por ellas tenía que continuar, despertar, vivir, sonreír, reconstruir nuestra vida después de todo. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

El domo parte 2

Nada de lo que había pasado la noche anterior había sucedido realmente. Ese fue el primer pensamiento que Alexa tuvo al despertar. Se sentía mareada, como si no hubiera descansado en toda la noche, una fuerte ráfaga de aire entró por su ventana tirando al suelo el florero que estaba en la mesa. Corrió a cerrar la ventana y se cortó el pie con uno de los vidrios, entonces sujetó su pie y buscó un paño con el cual detener la sangre que brotaba y así poder llegar al baño para limpiar la herida. Abrió la llave del agua caliente de la bañera y se sentó a un lado, al retirar el paño se sorprendió al ver que estaba seco y limpio. El vidrio aún estaba incrustado en su pie pero no había sangre y la herida cerró tan pronto lo sacó. Recordó encantes que nunca había visto su sangre, nunca se había cortado, ni fracturado un hueso, nunca había faltado a la escuela a causa de una enfermedad, no sabía lo que era tomar medicinas. Cerró la llave cuando el baño se llenó de vapor, limpió el espejo con su
Estimados lectores una disculpa por no publicar el jueves pasado, tuve un imprevisto que me impidió compartirles un post. Este jueves será publicado el último del año, tomaré una semana pero nos leemos el 4 de enero del 2022. Gracias por el tiempo que se toman al leerme, ¡felices fiestas!