Ir al contenido principal

A tu lado, capítulo 18 parte 2

 Cuando Nina fue dada de alta decidió irse a vivir con Amy, a Marcus no le agradó la idea pero terminó aceptando.


El departamento en donde ella vivía estaba en el último piso de un antiguo edificio de 3 pisos muy cerca de sunset blvd.Al final del pasillo que llevaba a las recamaras se encontraba una escalera oculta en el techo que conducía a la terraza, la cual tenía una preciosa vista de hollywood.


Por las noches cuando se quedaba sola en el departamento subía a la terraza a fumar un cigarro y se perdía en un mar de recuerdos que no podía constatar.

Se sentía sola y a pesar de que su vida parecía haber retomado el curso no era feliz.

El trabajo que realizaba en GLAM se convirtió en algo tedioso y abrumador, no le encontró el sentido y la relación que había estrechado con Nathan mientras estuvo en el hospital era cada vez más distante.

Su escritorio estaba junto a la ventana y cuando terminaba sus pendientes se perdía observando el paisaje en busca de respuestas que dejaran de atormentarla.


Amy colocó su réflex sobre el escritorio haciendo que Nina sonriera.


-¿En dónde la encontraste?


-La tenía en mi cajón, me la diste el día del accidente,con tantas cosas que pasaron olvidé dartela.


Nina la tomó entre sus manos, la encendió y empezó a revisar las galerías, casi 1000 fotografías.


-Creí que la había perdido, esta cámara me ha traído buena suerte.


¡Lo sé! Con ella tomaste la foto que expusiste en la galería de Menina.


-¡Claro! Lo recuerdo, era una preciosa fotografía de la quinta avenida.


-¡Nina! -gritó emocionada y la tomó de las manos- ¡Es un recuerdo! Es fantástico.


-¿Aún mantienes contacto con Craig? -interrumpió.


-¡Desde luego que sí! ¿Quién crees que me rentó la galería para la fiesta del viernes?


-¿Entonces trabaja para Menina?¿Crees que asista? Necesito hablar con él.


-No lo sé, es muy probable.Si quieres puedo darte su teléfono.


-Tal vez vaya a buscarlo antes.


-¿Para qué?


-He estado pensando que me gustaría retomar ese pasatiempo, trabajar a un nivel más profesional y pulir mis habilidades.


Amy sonrió feliz y la abrazó.


-Suena grandioso -su celular sonó interrumpiendo la conversación- ¡tengo que irme! Gery me esta esperando abajo, iremos a la galeria para ver que todo este listo.La fiesta del viernes, será épica como cada año.


-No lo dudo.


-Te veré mañana en la junta.


-No creo, tengo cita con el doctor Philips en la tarde. 


-Bien, entonces te veré en la fiesta -sonrió.


Nina conectó la cámara a su computadora y observó detenidamente algunas galerías.Su más reciente visita a Praga no le traía ningún recuerdo en absoluto, antes de llegar a la fotografía que le había tomado a Alexander observó su reloj, era tarde y tenía una cita con su padre.

Apagó su computadora,desconectó la cámara y la guardó en su bolsa, se puso su abrigo y al voltear, la presencia de Nathan la tomó por sorpresa.


-¿Te vas? 


-Ya es tarde y tengo un compromiso -respondió nerviosa y se pasó un mechón de su cabello atrás de la oreja.


-¿Una cita? -preguntó con un ligero tono de molestia y sin quitarle la mirada de encima.


-Cenaré con mi padre -respondió cortante- Por cierto mañana iré a ver al doctor Philips, tengo revisión.


-Puedes tomarte la tarde, ¿has visto a Amy? 


-Ya se fue, ¿necesitas algo?


-En realidad sí.


-Tendrás que esperar a mañana.


-Espera, necesito  hablar contigo.


-¿No puede esperar a mañana? La verdad es que voy retrasada y no quiero hacerlo esperar.


-Te llevaré y hablaremos en el camino.


-No Nathan, no es necesario.


-No te estoy preguntando -respondió con un tono demandante y la sujetó del cuello- ¿A dónde quedaste de verlo?


-Aún no lo decido,quedé de avisarle en cuanto llegue, esta bien si me dejas en la 4Th y broadway.


Nina caminó a su lado sin objetar.Al llegar al estacionamiento le abrió la puerta del auto y ella entró, se sintió incómoda de estar a su lado.Él había cambiado y nada deseaba más que descubrir los motivos.


-¿Sobre qué quieres que hablemos?


-Quiero saber cómo estas,¿cómo te has sentido?


-Tan bien como es posible.


-¿Cómo vas con las terapias?


-Bien, el terapeuta dice que me dará de alta en un par de semanas.Le sorprende que mi recuperación haya sido tan rápida.¿Para qué querías hablar con Amy?


-Quería darle una asignación, se trata de una entrevista, es algo importante, diferente.


-¿A qué te refieres con diferente?


-No es el tipo de entrevista que cubrimos para el formato de la revista.


-Puedo hacerla yo.


-No, escucha, él es un importante hombre de negocios, no tiene nada que ver con el concepto que maneja la revista pero tiene muchos amigos en el medio,debemos ser muy cuidadosos.Preferiría que alguien con más experiencia lo hiciera.


-Si no tiene nada que ver con el concepto de la revista por qué aceptan llevar a cabo la entrevista.


-Porque su rostro ha acaparado las cámaras últimamente, algunos de los socios comerciales han sugerido que atraería a otro tipo de público e incrementaría las ventas si lo ponemos en la portada del otro mes.


-¿De quién se trata?


-No lo conoces.


-¿Cómo lo sabes?


-¡No me discutas! -dijo y la miró con ternura- Llamaré a Amy al celular para informarle todo, estoy seguro de que no habrá ningún problema.


-¿Entonces no me dirás de quién se trata? -lo miró suplicante.


-No me mires así, sabes que no me puedo resistir a ti -hizo una pausa-.Te diré que es alguien importante, al parecer tiene varios contactos y esta acostumbrado a que se cumplan sus peticiones al pie de la letra.Tiene un horario muy apretado, recibirá a Amy a las 11.


Nina volteó a ver el portavasos en donde usualmente dejaba su celular había también una tarjeta, mientras él estaba distraído la tomó, leyó los datos de Alexander West y cambió el horario de la cita.

Sin que se diera cuenta la volvió a colocar en su lugar y lo miró pensativa, había escuchado antes ese nombre en la voz de Amy, justo después de que despertara, pensó que podría tratarse de una coincidencia y una idea invadió sus pensamientos "¿por qué ella no volvió a mencionar nada de Alexander?"


-Si quieres le puedo dar a Amy tu recado.¿Es sólo la entrevista no?


-¿A qué te refieres?


-A sí es sólo eso o también quieres que se acueste con él -añadió molesta-, sino por qué otra razón habría en tu insistencia porque ella lo entreviste.


Nathan volteó a verla ansioso,no quería decirle lo que estaba pasando en realidad.Aquella mañana había tenido una junta con los directivos de la revista y estos le habían exigido una entrevista con el nuevo dueño de Sideria.

Él estaba convencido de que si ella se enteraba  de las omisiones  en el caso, terminaría odiándolo. A pesar de que le había prometido a Alexander  no involucrarse, el tener a Nina cerca lo había hecho cambiar de opinión.No podía permitir que se reencontraran.


-Desde luego que no.


-Bien, si eso es todo lo que tienes que decir me voy, gracias por traerme.


-¿Estas molesta?


-¿Por qué Nathan?¿Hay algún motivo para que lo este?


Ella bajó la mirada airadamente.


-¡Nina! ¿Qué te propones comportándote de ese modo tan hostil?


-¿Qué me propongo? Disculpa pero ni siquiera te tomaste la molestia de preguntarme si quiero entrevistarlo -hizo una pausa-. Es parte de mi trabajo y tú simplemente me haces a un lado.


-Hace años que no haces entrevistas, prefieres tomar fotografias.No creo que sea conveniente exponerte de esa forma.


-¿De qué me proteges? ¿Qué es lo que no quieres que descubra?


-¿Qué? 


La intempestiva pregunta de Nina hizo que Nathan por poco se pasara un alto, el rechinido de las llantas sobre el pavimento lo azoró aún más.


-Me da la impresión de que tienes miedo que recuerde.


-Eso es absurdo, no he podido estar el tiempo que quisiera a tu lado por cuestiones de trabajo pero sabes que cuentas conmigo incondicionalmente.


-Sí -dijo burlona- pero desde que salí del hospital he tenido que aprender a vivir con tu ausencia y no me refiero a la física sino a la emocional.Estas pero estas a mi lado. Es difícil superar lo que tuvimos,es como si me hubieran robado mi vida y no entiendo la razón de porqué nos separamos si estábamos enamorados -dijo con la voz entre cortada.


-Nina, sé que para tí es difícil asimilarlo pero ya pasaron 2 años y no quiero que me mal interpretes,lo que tuvimos fue realmente maravilloso pero...


-¿Pero qué, hay alguien más?


-No, no hay nadie, no he encontrado a nadie como tú.


-¿Entonces? -suplicó- ¿qué fue lo que pasó que nos orilló a terminar lo nuestro? Por favor dame la oportunidad de volver a estar juntos, si fue mi culpa o la tuya ya no importa, quiero estar a tu lado.


-Quiero que sepas que te amo demasiado pero...


-Si lo hicieras no habría peros. ¿Por qué terminamos?


-Creéme, no quieres saberlo -volteó nervioso en todas direcciones.


-Debió ser muy grave ya que no me das la oportunidad de reivindicarme -añadió angustiada.


-¡No es eso! -insistió.


-¿Entonces, me lo dirás?


-Nina... -suplicó.


-Sólo responde a mi pregunta, es todo lo que pido -imploró desesperada.


-No tiene sentido.


-¡Estoy cansada de que todos se compadezcan de mi y utilicen la protección como una excusa para no decirme nada! Tú y Amy me están volviendo loca -musitó decepcionada.


-¿Qué quieres decir?


-Creo que será mejor poner tierra de por medio, el lunes presentaré mi renuncia.


-¡No voy a permitir que te vayas!


-Sólo facilitaste que tomara una decisión.Hace un par de días encontré entre mis cosas una oferta de trabajo, es para "The New Post" en Nueva York -hizo una pausa- Lo mejor que puedo hacer es irme lejos de aquí, construir nuevos recuerdos y olvidar que alguna vez existió ese pasado que no puedo recordar y me atormenta.


Nathan se estacionó en un callejón, apagó el auto y la miró consternado.


-No quiero que te vayas, no quiero que te alejes de mí -suplicó- ¿Qué harás sola en Nueva York?


-Lo dices como si fuera una niña desamparada.No deberías preocuparte por eso, a final de cuentas no es tu problema.


-Nina por favor, sé razonable.


-Después de todo creo que tienes razón,las entrevistas no son lo mío, voy a retomar mi carrera fotográfica.EnNueva York hay muchas galerías, quizá después de que me establezca pueda trabajar en mis obras  durante mis ratos libre y dedicarme a lo que en verdad me gusta.


-Puedes hacerlo aquí, Craig trabaja en una de las galerías de Menina Pride, de hecho él aún mantiene comunicación con Amy.


-Sí ya me dijo que le rentó la galería para la fiesta.


-Alguna vez mencionaste que te ofreció colaborar con él.


-Hablaré con él pero eso no cambia mi decisión.


-Te amo, jamás dejé de hacerlo pero no podemos estar juntos -musitó destrozado.


-No podemos -susurró incrédula con la voz entre cortada.


-Nina -suplicó desesperado.


-Gracias por traerme.


Nina se giró para abrir la puerta del auto pero él se lanzó sobre ella deteniéndola del brazo.


 -Desearía que lo que sientes por mi en este momento fuera real.


-¡Es real! -volteó y los ojos se le inundaron de lágrimas- Cada vez que me ignoras siento como si mi corazón dejara de latir, la frialdad con la que te diriges a mi, con la que me evades me destroza el alma.


Él la tomó de la mano y le dio un beso en la palma.


-¡No Nina! Esto que sientes es consecuencia de tu falta de memoria.Ese apego que te aferra a mi es una ilusión provocada por el afecto que me tienes, no por amor.


-¿Afecto? -preguntó decepcionada de la actitud que estaba mostrando- ¡No puedes decirme eso! ¡te amo!


-Te estas confundiendo y yo, no puedo, no debo aprovecharme de esta situación.


Nina lo miró devota.


-Bien -respondió y los ojos se le llenaron de lágrimas- no quiero forzarte a hacer o decir algo que no sientes  y por lo mismo no puedes esperar a que me quede a tu lado fingiendo que nada pasó entre nosotros, eso sería bastante hipócrita. Presentaré mi renuncia el lunes después de la junta.


Nina bajó del auto corriendo, antes de llegar a la esquina Nathan la alcanzó.La sujetó tiernamente del rostro, la miró fijamente a los ojos y se acercó a sus labios mientras le susurraba lo mucho que la amaba hasta que finalmente le entregó en un beso toda la pasión que había reprimido en 2 años.


Nina derramó una lágrima,se apartó súbitamente de él, lo miró angustiada y aprovechó el desconcierto de Nathan por su actitud para salir corriendo hasta perderse en la calle.

El aire que soplaba gélido aquella noche logró secar las lágrimas de su rostro antes de que llegara al restaurante.

Él tenía razón, sintió el calor de sus labios y la entrega total en ese beso pero no logró estremecerla, no sintió esa conexión que mil veces le robó la vida en un beso.


Nina le envió un mensaje a su padre diciéndole que lo vería en Perch.Entró apresurada al edificio.

Cuando llegó al se dirigió al rooftop bar  y ordenó un writers block que bebió de golpe antes de que el bar tender se marchara.


-Día difícil ¿no? -preguntó en su intento por alivianarla un poco.


Mientras esperaba a su padre se giró discreta al escuchar la discusión que una joven pareja sostenía.La llamada entrante de Nathan la hizo volver a pensar en lo que no sintió por él y un recuerdo apareció en su memoria.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

El domo parte 2

Nada de lo que había pasado la noche anterior había sucedido realmente. Ese fue el primer pensamiento que Alexa tuvo al despertar. Se sentía mareada, como si no hubiera descansado en toda la noche, una fuerte ráfaga de aire entró por su ventana tirando al suelo el florero que estaba en la mesa. Corrió a cerrar la ventana y se cortó el pie con uno de los vidrios, entonces sujetó su pie y buscó un paño con el cual detener la sangre que brotaba y así poder llegar al baño para limpiar la herida. Abrió la llave del agua caliente de la bañera y se sentó a un lado, al retirar el paño se sorprendió al ver que estaba seco y limpio. El vidrio aún estaba incrustado en su pie pero no había sangre y la herida cerró tan pronto lo sacó. Recordó encantes que nunca había visto su sangre, nunca se había cortado, ni fracturado un hueso, nunca había faltado a la escuela a causa de una enfermedad, no sabía lo que era tomar medicinas. Cerró la llave cuando el baño se llenó de vapor, limpió el espejo con su
Estimados lectores una disculpa por no publicar el jueves pasado, tuve un imprevisto que me impidió compartirles un post. Este jueves será publicado el último del año, tomaré una semana pero nos leemos el 4 de enero del 2022. Gracias por el tiempo que se toman al leerme, ¡felices fiestas!