Ir al contenido principal

El pasado.


Anthony conducía a toda velocidad su convertible en la autopista con la luz tenue luz del sol por encima de sus hombros y el árido paisaje que parecía interminable.Ni por un segundo dejó de pensar en Elizabeth y lo mucho que la amaba desde hacía tanto tiempo.
Pensó que su fallida declaración se debía a la diferencia de edades, también imaginó que  ella seguramente lo veía como a un hermano por la amistad que los unía desde hacía varios años.
Necesitaba verla, hablar con ella.No entendía por qué se había marchado sin despedirse.
Dio un golpe sobre el volante y recargó su brazo a un costado.

Aquella niña de ojos verdes y cabello castaño no se parecía en nada a la mujer que apareció en su departamento  y a la cual le hizo el amor con tal vehemencia.Esa mujer era sumamente atractiva, misteriosa pero con una sonrisa capaz de desarmarlo.

Tenía que deterla antes de que tomara el vuelo de regreso a Inglaterra y volviera a perderla.

Antes de tomar el avión Elizabeth cerró los ojos por un momento, titubeó, de verdad quería estar con Anthony pero creía que en cuanto le contara su pasado las cosas cambiarían por completo.

Ella guardaba tantos secretos que la carga comenzaba a desgastarle los hombros. No era la misma niña inocente que él conoció,ella se había convertido en una mujer que había vivido las experiencias más atroces luego de huir del internado.
Se arrepentía de sus decisiones pero nada podía hacer para cambiar el pasado.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

El domo parte 2

Nada de lo que había pasado la noche anterior había sucedido realmente. Ese fue el primer pensamiento que Alexa tuvo al despertar. Se sentía mareada, como si no hubiera descansado en toda la noche, una fuerte ráfaga de aire entró por su ventana tirando al suelo el florero que estaba en la mesa. Corrió a cerrar la ventana y se cortó el pie con uno de los vidrios, entonces sujetó su pie y buscó un paño con el cual detener la sangre que brotaba y así poder llegar al baño para limpiar la herida. Abrió la llave del agua caliente de la bañera y se sentó a un lado, al retirar el paño se sorprendió al ver que estaba seco y limpio. El vidrio aún estaba incrustado en su pie pero no había sangre y la herida cerró tan pronto lo sacó. Recordó encantes que nunca había visto su sangre, nunca se había cortado, ni fracturado un hueso, nunca había faltado a la escuela a causa de una enfermedad, no sabía lo que era tomar medicinas. Cerró la llave cuando el baño se llenó de vapor, limpió el espejo con su

Regresa a mi...

Les comparto la portada del tercer libro de la serie #predestinados